Un nutrido y disfrutable día de marzo

Tan rápido que pasa el tiempo!!!. Almorzar con mi gran amiga Carla es un disfrute especial que he tenido por más de 20 años. Esta vez la pasé a buscar para ir al Due Torri (Isidora) que curiosamente no habíamos visitado.

Nuestra complicidad de años se pone a prueba fácil, pues al pedir un aperitivo al unísono pedimos Kir Royale. Para acompañar este primer momento, pedimos un appetizer jamón crudo y queso padano, exquisito!!.

Para los fondos, ella eligió un filete salsa pimienta con panache de verduras mientras yo preferí el filete Paillar y papas chaucha, todo lo cual se benefició con una botella de cabernet sauvignon Tabali. Un almuerzo sabroso y lento en que nos pusimos al día tras meses sin vernos.

Cerramos con un buen café negro, como suele ser el rito de la amistad.

Por la noche, al teatro con mi compañera a ver la obra argentina Los Monstruos, con los sorprendentes Natalia Cociuffo y Mariano Chiesa. La relación de padres e hijos retratada de forma genial, no solo por el tremendo guión, una actuación impecable sino también por las exquisitas canciones. Que bien canta Natalia, es sorprendente!!.

Claudio, “padre soltero” de un chico muy extraño. quién frecuentemente lo pone al límite. En cambio Sandra, madre con marido “inútil” y delirios de grandeza lucha con el inusual comportamiento de su hija. Ambos hijos asisten al mismo colegio, tras un periplo por otros establecimientos en donde no tuvieron buenos resultados. La compleja trama nos va adentrando poco a poco, en la poco feliz realidad de los pequeños, ambos tironeados por sus progenitores para satisfacer los parámetros de la normalidad en este mundo anormal.

Como solemos hacer, del teatro a la cena en el Pinpilinpausha (Isidora), restaurante que conocí cuando niño cuando mi viejo me llevó a almorzar al local que hoy ocupa el bar nacional 3 (Matías Cousiño). Buena atención en una noche exquisita y con un tremendo tema de conversación. Como sobrevivir a los hijos sin morir en el intento.

Cenamos, un congrio con costra de ajo sobre cortes de papas que elegí mientras ella eligió unas croquetas de congrio. La mejor combinación con vino fue un pinot noir matetic que resultó fantástico. Tras la pausa larga de esas buenas conversaciones sobre teatro, disfrutamos un cheesecake y mi delicioso mousse tres chocolates.

Ok, tras los placeres gastronómicos es siempre bienvenido un buen café negro, para cerrar un día fantástico.

Comiendo rico en Lima : imposible mejor

Aunque hoy puede considerarse casi una moda, la gastronomía peruana forma parte de mis disfrutes por muchos años. Hace un par de años fue la última vez que había ido a Lima solo a disfrutar el comer y pasear. Ya era un buen momento para regresar y buscar nuevas delicias o revisitar las ya conocidas.

Partimos en un vuelo nocturno que nos dejó en Lima alrededor de las 3 AM. Rendidos pero felices de iniciar unas pequeñas vacaciones en la capital gastronómica del mundo. Dejábamos atrás muchos sinsabores laborales, exigencias y deberes superfluos que merecían nuestra ausencia.

Había arrendado un departamento en el corazón del barrio Miraflores con lo cual nos aseguramos acceso a la mejor oferta gastronómica de la ciudad. Dormimos hasta convencernos que teníamos las energías repuestas para iniciar este exquisito periplo.

Salimos a caminar hacia la playa en ese típico clima de Lima, nublado y bastante caluroso (al menos para mí). Bastante hambrientos, nos detuvimos en Larcomar para asistir al local gourmet llamado Popular. Excelente ceviche, tragos y fondos. Un sitio muy cool y muy bien atendido.

Al día siguiente fuimos a recorrer caminando otra parte de Lima para que cuando el hambre nos lastimaba, encontrar el Mezze, un restaurante de fusión árabe-turco-peruana. La oferta era irresistible, así es que nos acomodamos al interior del pequeño lugar y comenzamos a pedir. Para partir, gaseosa y cerveza negra acompañando un Mezze del Kalifa. Me parece que debo aclarar que un mezze no es más que un acompañamiento de un aperitivo. Sin embargo, éste era mu abundante en rellenitos árabes, hummus y otros entremeses. Para los fondos pedimos un pescado de costa con salsa y ensalada y para mí un lomo grillado con buen acompañamiento. Un buen café hervido turco cerró esta incursión.

Esa noche creo que tuvimos el mayor acierto del viaje, pues sin pedir reserva nos fuimos al restaurante Maido, el más reputado de Lima según TripAdvisor. Un lugar sin ningún aspaviento externo, es como ingresar al segundo piso de un edificio cualquiera. Sin embargo, basto ingresar para que al unísono una decena de cocineros de la barra gritaran al unísono Maido!!. (me dieron varias traducciones, desde “bienvenido” hasta “otra  vez”).

Partimos con los aperitivos Ay Caramba y Pecado NIkkei, sorprendentes!!. Esos los sacamos de la carta de aperitivos. Cuando vimos la carta de appetizers, nos tentamos con  un maki Guratan, que casi nos deja sin ganas de comer más. Con hidalguía decidimos consultar la carta de fondos para elegir un asado de tira Nitsu (50 horas de cocción) y un arroz con pato. Sorprendentes y al menos en mi caso, merecían las copas de Malbec Bramare que solicité.

El diseño del lugar es muy top, desde la iluminación, la música hasta los detalles que adornan el bar. La atención es privilegiada, bastaba un movimiento de la cabeza y ya tenías a alguien atento a resolver lo que pidieras. En el techo unas gruesas cuerdas que iluminadas con intención, formaban un marco luminoso perfecto. Alucinados con el lugar, no desperdiciamos tiempo y nos fuimos a los postres. Un ceviche (postre ácido) y un Amador 70%, increíbles. En mi caso, enfrentado a un helado de chocolate bitter, vainilla y cacao, no pude resistir la tentación de añadir una copa de ron Zacapa 23 años. Este debe ser el postre más grandioso que he probado en 10 años. Solo esos gratificantes cafés negros nos trajeron de vuelta y pudimos regresar al departamento.

Otro día, decidimos bajar de verdad a la playa, pues el barrio en que estábamos está cerca pero a 50 metros de altura que tiene el acantilado. Pues bien, encontramos por donde bajar y comenzamos un fresco y grato paseo por la orilla del mar. Como andábamos en formato krrtrekking, decidimos visitar el complejo Rosa Náutica. Es una versión extendida y mejorada de nuestro Cap Ducal de Viña del Mar y de verdad que nos llamaba la atención. Fue un buen lugar para tomar un aperitivo mirando el mar, los pájaros y a los surfistas que luchaban con las incesantes olas de dicha costa. Continuamos el camino hasta cansarnos y regresar para un un lugar en donde almorzar. Encontramos el Dánica, un restaurante italo-peruano. Resultó ser una sorpresa, pues no solo estaba muy bien armado sino que la oferta era exquisita. Partimos con cerveza y gaseosa, acompañando unos langostinos al ajo. Luego los fondos, un Linguini Thai y una milanesa Palermo. Deliciosos platos que acompañamos con un merlot muy bueno. Para los postres, un crocante de manzana y una torta 4 leches magnífica.

Después de almorzar en las Brujas de Cachiche, nada puede ser superado. Este lugar está igual que hace 15 años y sigue siendo referencia culinaria. Tomamos la versión buffet pues permite probar una cantidad sorprendente de sabores sin tener que pedir tantos platos que sería imposible comer. Comimos con pequeña desmesura, pues era imposible no disfrutar la variedad de sabores ofrecidos. Acompañamos con un vino español potente y unos mejores postres, para salir del restaurante en condición terminal. Solo un buen descanso podría traer el broche de perfección al placer disfrutado.

Me parece que en la última noche en Lima, decidimos ir al restaurante más cercano al departamento. Fue un gran acierto, se trataba del restaurante Alfresco, un lugar de fusión italiano peruana que fue una rica sorpresa. Un filete en salsa de tomillo, un atún con salsa de coco, todo acompañado con una botella de Syrah IntiPalka (peruano y bastante bueno). Para los postres solo alcanzamos un tres leches compartido. (puede que hayamos comido muchos estos días)

El último recuerdo gastronómico de Lima fue nuestra visita a La Bodega de la Trattoria, un sitio muy elegante y tranquilo que habíamos visto días atrás. Partimos con unos appetizers, pastel de choclo (no es lo que parece) y hojas de parra, para acompañar nuestros aperitivos Sour de Maracuyá y Kir Royale. Seguimos con un lomo a las 4 pimientas y una lasaña de ají gallina. Acompañamos con un malbec Alamos (mendocino) que llamaba desde la carta para ser elegido. Unos cafés rápidos y volvimos al departamento por el equipaje, pues nos quedaba muy poco tiempo para llegar al aeropuerto y volver  a Chile.

Lima, un destino gastronómico imperdible!!!!!

 

 

 

Volcanes en el norte : un lindo disfrute

Aprovechar el feriado de septiembre es algo que se planifica con mucha anticipación. Cuatro meses antes ya teníamos los pasajes comprados y un itinerario de montaña desafiante. Como no existe plazo que no se cumpla, en la madrugada de un sábado estaba con mis mochilas en el aeropuerto tras haber dormido un par de horas una vez que logré poner todo lo necesario en mis heroicas mochilas (a punto de reventar).

En el aeropuerto nos encontramos con Ricky y Sammy y así comenzó la aventura. Unas horas después estábamos revisando la camioneta que habíamos arrendado y que nos esperaba a metros de la puerta de salida. Mi primera impresión es que los neumáticos estaban bastante gastados y que las puertas no cerraban bien, además de la cuerda que sostenía la compuerta trasera que no se veía bien. No obstante ello, quien arrendaba era alguien que ya otros años había suministrado transporte confiable.

Algunas vueltas por Calama para llegar al supermercado y ya estábamos listos para movernos al primer destino, San Pedro. Allá nos esperaba una sorprendente casa que Ricky había arrendado y nos esperaba una rica tarde de descanso. Preparamos almuerzo y luego intentamos una siesta.

La mañana siguiente salimos al encuentro del resto del grupo malayo, Ximena, Alejandra y Rodo. Tras los abrazos y bienvenidas, nos fuimos hacia el cerro El Toco, un cerro apropiado para hacer altura y probar si nuestros cuerpos estaban en condiciones apropiadas. Este volcán inactivo tiene algo más de 5.600 metros y llegamos a su cumbre en un buen tiempo para alegría de todos. Esa noche fuimos a cenar al Adobe, un rico restaurante de San Pedro que ya habíamos visitado anteriormente.

La siguiente jornada nos llevaría a internarnos en el desierto y sus salares para hacer el acercamiento a la base del volcán Pili, un cerro imponente de poco más de 6.000 metros y que Sammy con Ricky habían intentado el año anterior. En el trayecto descubrimos que nuestra camioneta humeaba en exceso y que la compuerta trasera estaba en muy mal estado, al punto que las botas de Ricky estuvieron a punto de quedar botadas en un salar. La camioneta no mejoraba su pronostico.

Una vez que logramos llegar, a lo que los antecedentes disponibles indicaban era el mejor lugar para acampar, armamos el campamento base y realizamos un reconocimiento del lugar aprovechando de tomar fotografías de la escasa flora que se encuentra a 4.600 metros de altitud. Más tarde, decidimos ir con la camioneta a dar un vistazo a la base del volcán. Gran decepción, la camioneta no fue capaz de avanzar por la huella empinada (nunca tanto) y la debimos abandonar para continuar a pie con Sammy y Ricky caminando por algo más de una hora hasta que llegamos adonde comenzaríamos realmente la ascensión del cerro. De regreso al campamento, conversamos que sería relevante poder ganar ese tiempo en vehículo considerando que el ascenso nos tomaría muchas horas y no queríamos desaprovechar la luz solar. Por eso, intentamos nuevamente el acercamiento con la segunda camioneta. Nada que decir, subió sin problemas en segunda marcha con lo cual sepultó todo argumento acerca de lo confiable de nuestro proveedor de la camioneta. Allí decidimos que volviendo a Calama cambiaríamos la camioneta.

Pasadas las 20 horas, nos metimos a las carpas a intentar ese esquivo sueño de altura, lo que se vio severamente alterado porque la temperatura comenzó a bajar bruscamente, al punto que sentíamos frío a pesar de todo el equipamiento de abrigo disponible. A las 4 AM nos dispusimos a vestirnos para el desafío y ocurrió lo inaudito. Todo estaba congelado incluida la camioneta, intentamos una y otra vez hacer partir el motor, eran muchos grados bajo cero y era casi imposible permanecer a la intemperie. Decidimos abrigarnos más y esperar que la temperatura mejorara, pero todo fue en vano. Poco a poco, fuimos desapareciendo en las carpas de regreso al calor del saco de dormir. Este volcán registra un récord mundial de buceo y de navegación en altura, pues en el cráter hay una laguna que esperábamos encontrar.

Alrededor de las 10 AM, con mucho frío aún, desayunamos y replanificamos el paseo. Nada nos desanimaría, solo debíamos ir al tercer objetivo que teníamos definido, el volcán Aucanquilcha. Desarmamos campamento y tras recuperar las camionetas (después de todo partieron) nos enfilamos de regreso a Calama para alojar en un Apart Hotel que conocíamos. Antes de irnos a alojar, pasamos a arrendar una camioneta decente, además de avisar con molestia al anterior proveedor que le devolveríamos el vehículo. Salimos esa noche a cenar al Bavaria, comida abundante y sabrosa que acompañamos con aperitivos y buen vino para recuperar toda nuestra alegría. Aunque nos apena no poder conseguir una meta cumbrera, lo cierto es que sabemos que podemos volver en cualquier otro momento y que lo importante es seguir disfrutando.

Al día siguiente, cargamos nuevamente las camionetas (ya teníamos una impecable en reemplazo) y nos dirigimos hacia Ollagüe, localidad fronteriza con Bolivia y que sería nuestro campamento base para el AucanQuilcha. Sorprendente lugar, ubicado entre dos volcanes activos, el Ollagüe y el AucanQuilcha, sede del yacimiento minero de azufre más alto del mundo y que cerrase operaciones hacia 1993. A todos nos asombró lo cuidado del pueblo, se ha invertido mucho dinero en prepararlo para ser sede turística para quienes amamos la montaña y esos paisajes maravillosos del norte en altura.

Durante la tarde, salimos a realizar reconocimiento y validar que podríamos llegar a la zona donde partían los andariveles con los que bajaban el azufre años atrás. El camino muy complicado, lleno de derrumbes y muy angosto. De hecho no alcanzamos a llegar, pero rellenamos con rocas los baches para asegurar que la mañana siguiente lográramos nuestro objetivo.

Esa noche cenamos ricos carbohidratos que las dueñas de la hostería nos prepararon y temprano nos fuimos a dormir. La hostería era notable, los cuartos con baño privado y agua caliente. Incluso vendían petróleo, con lo cual aseguramos el regreso ya que no habían estaciones de servicio desde que salimos de Calama.

En la madrugada, tras un potente y rico desayuno, salimos rumbo a nuestra meta. Con esfuerzo y algunas maniobras temerarias, logramos llegar a la base de operaciones de la mina de azufre y nos preparamos para el ascenso. Nos esperaba una cumbre de casi 6.200 metros, un delicioso desafío para todos. Si bien la temperatura era baja, no tenía parangón con lo vivido en el volcán Pili, por lo cual pudimos avanzar bastante bien salvo por el esfuerzo que significa el poco oxígeno disponible.

Caminamos muchas horas y ya cuando superábamos la cota de los 6.000 metros y algo más nos vimos obligados a realizar una evaluación del riesgo. Estábamos enfrentados a rocas inestables y mucho hielo, tendríamos que haber llevado cuerdas, pues si bien parecía factible seguir ascendiendo, nos ganábamos un tremendo y peligroso regreso. Una vez más, ganó la cordura y la sabiduría malaya. A metros de la cumbre, decidimos que no valía la pena correr tanto riesgo y con el corazón anudado, comenzamos a descender.

Mientras bajábamos en crudo silencio, me repetía en la mente que había sido lo mejor, nuestro grupo malayo tiene la madurez para evitar riesgos innecesarios y sabemos que podremos volver a intentarlo. Las experiencias deben ser disfrutables para que podamos contarlas.

De regreso a la hostería, pasamos una noche más en el lugar y luego volvimos a Calama al mismo apart hotel que ya conocíamos. Nos solazamos con una nueva cena en el Bavaria, mientras recordábamos todas las aventuras vividas. Al día siguiente, salimos a recorrer algunos salares a disfrutar un día de picnic, después de todo, eran las fiestas patrias.

No quiero extenderme más, la aventura fue exquisita, llena de nuevos aprendizajes y la imperdible compañía de mis amig@s malay@s. Volcanes nortinos, volveremos!!

La energía de Stomp : ritmo y percusiones

Una tarde disponible para disfrutar y terriblemente desconectado del mundo.

La mañana la había dedicado a un exquisito paseo en cleta por diversas comunas sumando kilómetros y paisajes, pero necesitaba algo distinto. Revisé la cartelera de espectáculos del día y encontré un algo conocido. Se trataba del vigoroso y juvenil show de la compañía Stomp que se presentaba a media tarde en el Teatro Municipal de Las Condes.

Este grupo británico se caracteriza por hacer música con objetos comunes acompañado de un delicioso despliegue de danza y mucho humor, todo lo cual me hizo tomar rápidamente la decisión de asistir. Fui a comprar la entrada y aproveché de pasar a comer algo rico al Maldito Chef.

Ubicado en una envidiable posición en el teatro, me dispuse a disfrutar. Aunque no pude evitar ser perturbado por un enano parlante e hiperquinético sentado a mi costado en compañía de su abuelo. En fin, Stomp es gusto de todas las edades y no podía reclamar.

Un despliegue de energía impresionante en un continuo de escenas simples, sin grandes guiones, solo música, movimientos virtuosos y percusiones sorprendentes. Cualquier objeto, desde un escobillón, hasta un basurero, pasando por bolsas, tubos de PVC y cuanto puedan imaginar, se transforman en instrumentos y sale música, música y buen humor.

Una muchachada virtuosa, mantiene la atención y sobre todo el disfrute de un teatro lleno. Stomp usa claves de la danza callejera, del clásico clown y la sonoridad de una batucada, sin embargo, siguen siendo originales.

Pasé un buen momento sin haber planificado nada, la energía de Stomp inundó mi tarde.

Quito, una ciudad en las alturas

Hace tiempo que quería hacer un viaje a la ciudad de Quito. Antes de viajar estaba convencido en mi gran ignorancia que esta ciudad era costera y fui sorprendido con una instalación a más de 2 mil metros de altura, conectada por puentes entre innumerables cerros de gran espesura vegetal. Una ciudad llena de historia que cuenta con cientos de cuadras de construcciones patrimoniales en donde la iglesia católica tiene mucho que decir, especialmente en la opulencia, ostentación y riqueza. Todo, por cierto, completamente contradictorio con el discurso oficial. Lo más sorprendente fue visitar la iglesia de la congregación San Francisco de Asis en donde fue imposible dejar de pensar que el santo del año 1200 (aprox.) estuviese muy contento de ver el despliegue de riqueza de su propia iglesia. Como sea, es la evidencia de la naturaleza básicamente primitiva y mercantilista del comportamiento de la iglesia católica, emisarios de un lindo mensaje a un alto precio e inconsistencia grave.

Debo confesar que la comida local no es lo más relevante que debe considerarse al visitar este lugar, solo pudimos probarla una vez, más habría sido un atentado al hígado, naturalmente bajo nuestros estándares de evaluación (nada universal). Sin embargo, salvaron varias incursiones en restaurantes de hoteles en donde pudimos gozar sabores muy disfrutables. Las distancias en Quito son enormes y no se pueden salvar a pié por lo que la experiencia de los tacos de tráfico son permanentes. No obstante lo anterior, es maravillosa la belleza de tanta construcción antigua, un resabio de otra época opulenta en donde claramente la iglesia marcaba la línea de la riqueza.

Quito es finalmente una hermosa ciudad en cerros, con mucha historia y opciones únicas como fue visitar la casa museo de Guayasamin, lugar en que el genio instaló en el patio de su casa La Capilla del Hombre, un homenaje y preclaro concepto de su idea sobre la humanidad. Inolvidable!!

Me encantó Quito, es una ciudad que hay que conocer.

 

Al cerro El Plomo con René, una gran aventura

No comenzaba enero y René ya estaba entusiasmando a unos y otros en su gran sueño, llegar a la cumbre del cerro El Plomo a sus 75 años de edad. René no solo es el malayo de mayor edad sino también una de las personas más joviales, alegre y agradable que mi querido club acoge. Debo confesar que tardé menos de 10 segundos en comprometerme a subir ese lindo cerro con él, como seguramente ocurrió con el resto de los invitados a esta aventura.

La mañana en que se iniciaba esta expedición, me levanté muy temprano a preparar mi mochila ya que mis jornadas laborales y mis proyectos personales no me dejan mucho tiempo cuando voy a ausentarme por un par de días. A la hora acordada llegué a casa de René quién rápidamente viene a saludarme con su amplia y generosa sonrisa y a ponerme al tanto que Jürgen había amanecido enfermo y que tendríamos que hacer un poco de magia para cargar los bultos en su vehículo en vez de la enorme camioneta del ausente. Poco después aparece Rodrigo quién viene a dejar su equipamiento y el de Francisco, ya que ellos viajarían un día después a la aventura. Cabe destacar que ya teníamos cargado las mochilas nuestras y las de Leo y Gabriel. En verdad, era muchísimo volumen, pero con buen espíritu malayo, nos arreglamos para que todo entrara como fuera. Además de la carga, iríamos 4 pasajeros, así que el peso total comenzó a preocupar a René pensando en los viejos neumáticos y el estado del camino que tendríamos que recorrer.

Una vez que apareció Willy, comenzamos el viaje hacia el punto de encuentro en donde nos esperaba Cathy y su equipo. Ufff, empezamos a dudar si cabría todo y todos. Ahí es donde la increíble generosidad de Mónica, hija de René, compañera de Jürgen  y la loca más divertida del planeta, al primer comentario sobre las condiciones del vehículo de René, pasó sus llaves y nos prestó su jeep con la misma facilidad con que alguien presta 100 pesos. Notable!.

Una vez trasladados todos los bultos al jeep, nos acomodamos y partimos los 4 primeros malayos hacia Valle Nevado, al sector de Tres Puntas, lugar donde se iniciaría la caminata. En este punto nos encontraríamos con el arriero y sus mulas para trasladar lo más pesado hacia Federación, mientras nosotros partíamos con una mochila de trekking en la espalda hacia el mismo destino.

Un lindo y animado recorrido, que ya he hecho en varias ocasiones y que siempre me envuelve en una deliciosa paz desconectándome completamente de todo el ajetreo de la ciudad, el cual culminó en el lugar que el arriero dejó nuestros equipos. A pesar que aún había sol y la temperatura se sentía agradable, en el último tramo ya bajo la sombra, noté que mis manos se congelaban. Me apuré en abrigarme, pero el daño ya estaba hecho, los dedos estaban definitivamente helados y, como oscurecía, no tuve opción que armar mi carpa en esas condiciones. Un error típico, siempre hay que abrigarse antes de sentir frío, comer antes de sentir hambre e hidratarse antes de tener sed.

Encerrado en mi carpa utilicé la cocinilla para recuperar mis manos, pero todo mi cuerpo ya acusaba el desequilibrio mientras la temperatura seguía bajando. Bajo un viento que aumentaba su fuerza, cocinamos y muy temprano me fui a dormir.

Tras una noche larga de fuertes ventarrones, amanece en la base del Plomo y disfrutamos de un exquisito desayuno colectivo. Completamente despejado, sacamos cuentas alegres acerca del frente de mal tiempo que habíamos chequeado en internet y que era nuestra mayor preocupación en esta expedición. El plan para este nuevo día era llegar a dormir al refugio de Agostini a 4.600 metros de altura, pausa necesaria para aclimatar y asegurar la cumbre en la madrugada siguiente.

Tras equiparnos con lo indispensable, comenzamos el ascenso hacia Agostini calculando que salvo por un par de montañistas, el refugio estaría disponible para cumplir nuestro propósito. Una vez que llegamos al lugar, tuvimos tiempo de hacer agua a partir de la abundante nieve cercana apurando un poco el ritmo, ya que la temperatura descendía con gran rapidez, recibimos a un padre de 71 años y su hijo que venían con similar objetivo. Fue un rato muy especial, pues esa hermosa solidaridad y compañerismo que solo he visto en la montaña, se dio de natural forma. Nos distribuimos apretadamente al interior del pequeño refugio, todos cuidando la armonía, evitando molestar a los demás y ofreciendo ayuda en lo que fuese necesario.

La temperatura seguía bajando y ya todos muy abrigados y dentro de los sacos, nos pusimos a conversar y compartir alimentos como es habitual en la camaradería de montaña. Historias, anécdotas adornaban el descubrimiento de tantos intereses comunes. Al cabo de minutos ya eramos amigos de toda la vida con nuestros accidentales compañeros. Motivo de muchas risotadas fue el descubrimiento que nuestra aventura malaya era conseguir que nuestro René a sus 75 años llegara a la cumbre mientras ese notable hijo llevaba a su padre de 71 años a cumplir también el mismo sueño. Sentí que todos mágicamente  sintonizábamos en la misma frecuencia.

Fue una noche de muchos intentos de dormir, mucho frío e historias. Curiosamente, en Agostini hay señal y pudimos consultar en repetidas ocasiones vía internet el pronóstico de diversos servicios de clima. Poco a poco, fuimos concluyendo que se venía muy difícil la siguiente jornada. Mientras tanto, a través de la radio, recibimos la confirmación que Leo, Francisco, Rodrigo, Gabriel y la bella Sammy habían llegado a Federación. Al fin, todos estábamos en la aventura.

Alrededor de las 5 de la madrugada, con más de 14 grados bajo cero, los sacrificados malayos que venían de Federación, llegaron al refugio. Una gran bienvenida malaya y un nuevo chequeo de las condiciones climáticas. El asunto no venía bien, todos los pronósticos indicaban tormenta, nieve y lluvia más abajo, además de la baja temperatura. Este es el momento más complicado que se debe enfrentar en la montaña, decidir si hacemos cumbre a cualquier costo o nos cuidamos, sabiendo que por supuesto esta magnífica montaña siempre estará ahí y que los riesgos deben evaluarse con inteligencia.

Largos momentos de debate, pero primó la cordura. Ante la evidencia de lo que venía, lo único razonable era abandonar, ya que incluso descendiendo en ese momento nos atraparía igual el mal clima. Con el dolor del orgullo, tomamos la sabia decisión y salvo por una aterida Sammy que se quedó con nosotros, los malayos recién llegados, regresaron al campamento base.

Una hora o algo más después, recibimos a unos argentinos que por perdidos habían hecho un extraño cruce del glaciar y bajaban presurosos, mientras nosotros nos preparábamos para descender.

Apurando el paso, bajamos hasta Federación para desarmar el campamento, ya que logramos avisar al arriero que llevara las mulas y un caballo para René para regresar debido al mal clima que se venía. Efectivamente, terminado el desarme del campamento e iniciado el regreso, comenzó a nevar.

Caminamos bajo un telón de nieve, que progresivamente mientras bajábamos se fue transformando en un diluvio de nieve y lluvia, hasta llegar al desierto blanco en donde encontramos los vehículos en Tres Puntas. La situación comenzó a ser preocupante, pues no había huella de senderos, todo blanco. Teníamos además el problema que el caballo que pedimos para René no lo podíamos dejar botado. la comunicación por teléfono simplemente era imposible y allí iniciamos otra divertida aventura.

La llegada de una patrulla de Carabineros en una 4×4 nos dio la oportunidad de visualizar el camino y pensamos que lo mejor sería salir de ahí antes que se borrara la ruta. Evaluamos y decidimos definitivamente que lo mejor sería salir de ahí, antes que el camino fuera imposible de transitar. Pero, que diablos haríamos con el caballo?

Comenzamos a avanzar con mucha dificultad porque el agarre de las 4×4 no era lo esperado mientras Willy, sacando el Indiana Jones que lleva dentro, montó el caballo para llevarlo con nosotros. Con gran dificultad logramos llegar a Valle Nevado en los vehículos incluyendo un aterrador deslizamiento fuera del camino, solo para darnos cuenta que habíamos dejado a Willy muy atrás. Peor aún, también habíamos dejado al arriero con nuestro equipamiento en sus mulas en la ceguera del viento blanco y sin ninguna comunicación. ¿que pensaría el arriero cuando llegara a Tres Puntas y viera que no estábamos y tampoco su caballo regalón?

En Tres Puntas, ya con la adrenalina controlada, conversamos acerca de las opciones mientras esperábamos esperanzados que Willy llegara a pesar de la nula visibilidad. Nos seguimos preguntando ¿en dónde dejamos al caballo? ¿cómo recuperamos nuestros equipos? ¿cómo le explicamos nuestra decisión al arriero?. Muy freak!!!

Para sorpresa nuestra, nuevamente la impresionante buena onda de Willy fue la salvación, vestido cual vaquero, se hace cargo del caballo y comienza a bajar cabalgando desde Valle Nevado. Mientras acompañábamos bajo la intensa lluvia a Willy, logramos comunicarnos con el arriero quien al saber nuestra decisión se indignó, ya que el andaba completamente a ciegas en el viento blanco y no sabía cuando llegaría y menos le gustó la noticia que nos llevábamos su caballo que él esperaba encontrar en Tres Puntas. Glup!!!

En sucesivas y entrecortadas comunicaciones logramos acordar con el arriero que dejaríamos al caballo sin montura en un cierto sitio en el camino, mientras lo alcanzaríamos en un sector de La Parva para retirar los equipos. Muchas horas pasaron¡¡¡

Finalmente, esta tremenda aventura, culminó con éxito, pues todos volvimos a casa sin daño, completamente mojados y con la certeza que volveremos a realizar esta aventura para acompañar a René al cerro El Plomo. Vivan los Malayos!!!

PD: dejo las fotos imperdibles de regalo para René y los invitados al disfrute.

 

Revisitando lugares disfrutables : siempre necesario

Aunque el año avanza siempre más rápido de lo que quisiera, siempre me hago tiempo para disfrutar la vida. Pienso que esa ciudad ha avanzado y retrocedido en muchas cosas, pero cuando sintonizo con los placeres no tengo dudas en afirmar que la oferta de disfrutes es cada vez mayor y eso me empuja a la reiteración en algunos lugares que bien lo merecen.

Un sitio que no cambia y que me atrae con frecuencia es El Ancla, ubicado en un tranquilo barrio es un verdadero puerto de disfrutes y un día cualquiera es el mejor día para visitarlo. Llegamos un poco tarde, pero la espera fue breve ya que en menos de 5 minutos ya teníamos una mesa en el segundo piso y el encargo, instantes después del saludo fue, 2 pisco sours y locos a la orden, la mejor entrada del menú.

Para los fondos, nada mejor que mi deliciosa albacora con  mantequilla negra y ensalada surtida y para mi partner la albacora con mantequilla, alcaparras y ensalada el ancla. Platos que irían muy bien con una botella de pinot noir Undurraga Aliwen. Cerramos como de costumbre, con buen café express y una larga caminata en una soleada pero agradable tarde.

El regreso de una querida amiga de su exilio voluntario, nos convocó en un lugar cerca de su temporal morada. El barrio El Golf solo lo visito cuando voy al Teatro Municipal de Las Condes o para comer algo rico. Hoy claramente el caso era conversar y comer bien, lo cual me hizo definir nuestro encuentro en el Maldito Chef, específicamente en esa curiosa terraza bajo el edificio municipal. Partimos con kir royale y un helado havana 7 años con bebida coca.

El hambre que no era mucha en esta ocasión se trató con un plato U Lala y un Pesca, que lentamente comimos mientras nos poníamos al día tras muchos meses de distancia. El café en la terraza de su temporal residencia permitió concluir este lindo encuentro.

Días después, después de una incursión en el Teatro Nescafé para disfrutar con mi partner de la murga Agarrate Catalina, un espectáculo maravilloso, nos encontramos eligiendo una mesa en el Asia Lima. Un rico lugar en las cercanías del barrio Manuel Montt.

Partimos pidiendo un tiradito nikkei junto a los tragos, el habitual pisco sour de mi partner y mi kir royale. Pronto nos entusiasmamos con el menú di menú especial que acompañamos con una deliciosa botella de chateau los boldos merlot reserva. Estábamos tan prendidos con el maravilloso espectáculo de murga que hablamos largamente. Finalmente decidimos disfrutar un piede  maracuyá y café para cerrar el disfrute de esa noche.

Un par de días después, nos juntamos con mi gran primo para una actividad ciudadana ética que nos permitió reconocer que aún queda harto que hacer en Chile por los DDHH, lo cual me hermana de manera profunda con un legado de conciencia y humanidad. Terminada nuestra intervención le invité a conversar un rato y elegí el Opera Catedral en la terraza del tercer piso para concretar el diálogo. Fue un rato muy disfrutable, dos generaciones, dos perspectivas y dos experiencias que animados por unos ricos tragos de buen ron matusalem 7 años, una tabla de salmón ahumado y una exquisita provoleta, nos reconocimos primos, hermanos y compañeros de los mismos anhelos. Gran disfrute!!

Los días pasan, pero cada día es un aprendizaje y un alimento de la experiencia.

Dos filetes que merecen un comentario

Ya iniciada la primavera me sorprendo con tanta oferta de espectáculos que merecen el esfuerzo de vivenciarlos. El primero, una obra de teatro, una reposición que celebra 70 años del Teatro UC y que nos congrega un tibio atardecer de Santiasco en la sala de Plaza Ñuñoa. Me refiero a la obra Versos de Ciego de Luis Alberto Heiremans, obra que tuvo más éxito en España que en Chile de los sesenta. La figura central es un ciego (Héctor Noguera) quien guiará a un trío de músicos ambulantes (analogía a los reyes magos) en un viaje hacia la trascendencia. Muy en la onda de la redención cristiana que supone sacrificios y dolores en un peregrinaje sin fin, la obra fluye en versos en el proceso de transformación de los personajes. Una hermosura!!

Muy distinto fue la cita con unos DJ’s que la rompen de Berlín y que se presentaron una noche en el GAM. Se trataba de Brandt Brauer Frick, un trío increíble de músicos del avantgarde electrónico, de raíces jazzísticas innegables, la música que crean en el escenario pide a gritos bailarla. Es sorprendente que el GAM ponga a este grupo en una sala con asientos cuando debió ser un espacio abierto para bailar y disfrutar la exquisita producción. De hecho, ya avanzada la función los talentosos berlineses  pidieron a la gente que bailara en los bordes de la sala y hacia el final, definitivamente terminaron un montón de gente bailando en el mismo escenario. Fabuloso espectáculo!!

No podía dejar de escribir sobre esto, hay tantos disfrutes que pueden pasar desapercibidos sin que nadie los comente.

Travesía La Campana a Palmas de Ocoa : filete malayo

Todos los años muchos de nosotros esperamos con ansias el día en que haremos esta deliciosa travesía. Normalmente implica manejar una masividad inusitada ya que suele ser un paseo con gran convocatoria. Esta vez no fue la excepción y a pesar de todo dos enormes buses esperaron pacientemente hasta la hora malaya (10 minutos después de la hora acordada) para iniciar este grandioso paseo a la quinta región.

Tengo la suerte de vivir cerca de Plaza Italia, lo que me hace un espectador permanente del escenario social que se concentra en este lugar. En esta ocasión me significó llegar al borde de la hora y tener que hacerme cargo del control de acceso al segundo bus, ya que el primero estaba completamente lleno y definir el momento de la partida. Un desempeño espectacular del Club, ya que salvo excepción justificable, todos llegaron en tiempo e iniciamos este hermoso viaje a la naturaleza.

Los buses nos dejaron en el lugar definido y 85 malayos quedamos en condiciones de iniciar la increíble caminata por el parque nacional. Tras resolver los aspectos administrativos del acceso, nos adentramos por el sendero oficial. Un apronte con percances porque los “adelantados” de siempre siguieron por la ruta equivocada que afortunadamente coincidiría con el sendero correcto más adelante. Debo manifestar el nerviosismo que me produjo el largo diálogo por radio indicando que el masivo grupo se diseccionaba debido a esto y que afortunadamente nos encontraríamos más adelante. La masividad siempre trae complicaciones!!!

En el portezuelo nos encontramos casi todos (siempre hay algunos individualistas incorregibles), lo que nos permitió comprobar que el grupo seguía intacto y que pasaríamos todos hacia nuestro destino. Tras algunos divertidos diálogos radiales (en la frecuencia 17.7), terminamos yaciendo en nuestra habitual zona de picnic en Palmas de Ocoa, en esa monumental roca que nos sirve de escenario para las fotos del Club.

Finalmente, todos los convidados disfrutantes de este paseo malayo llegamos a nuestro destino una vez más y abordando los buses que nos esperaban regresamos dichosos al hogar.

Qué lindo paseo y que hermosa multitud!!

 

Volcanes y lagunas andinas por una semana

En verdad he tardado más de la cuenta en hacer un nuevo relato de los disfrutes que he vivido las últimas semanas. No obstante ello, creo que esta crónica de un delicioso viaje al sur de Chile es una excelente muestra de lo que se puede hacer en pocos días con la mayor eficacia en secreción de serotonina y endorfinas para cualquier ser humano que gusta del aire libre, las montañas y sobretodo pasarlo bien.

Los prolegómenos me los ahorraré ya que mi nivel de ocupación laboral solo me permitieron intermitentes contactos por correo electrónico con mis maravillosos compañeros de aventuras, así es que me situaré en la madrugada de un sábado en que debí despertar muy temprano para completar de armar mi mochila y trasladarme al hogar de los amigos que pondrían el transporte para que cuatro aventureros viajaríamos hacia el lago Villarrica, lugar en donde teníamos arrendadas un par de cabañas en donde los 8 miembros de este divertido grupo tendríamos un centro de operaciones.

Las cabañas a la orilla del lago Villarrica no podían ser más adecuadas para el disfrute y que tras las horas de viaje, nos esperaban con la sorpresa de un rico asado que un par de malayos tenía preparada para recibirnos. Cabe destacar que los 8 de la fama, veníamos de lugares distintos dado el periodo vacacional y que internet mediante nos habíamos coordinado para coincidir en esta aventura.

Este día sábado fue de abrazos y mucha comida deliciosamente preparada por nuestro gran León, el cocinero de ocasión quien se esmeró en deleitarnos con varias preparaciones excelentes para acompañar el asado, Buen vino y mejor conversación fue el tránsito temporal hasta que todo el grupo al atardecer, terminó de completarse.

Antes de ir a descansar, acordamos que el primer destino serían los Nevados de Sollipulli, un destino que prometía una cumbre excepcional. A la hora acordada, todos desayunados y ganosos, abordamos los vehículos para trasladarnos a nuestro destino y comenzar el ascenso atravesando esos bosques maravillosos de Araucarias que cubren la zona y que hacen la mayúscula diferencia con otras partes de Chile. Tras atravesar esos bosques húmedos llegamos a una zona de piedras volcánicas que nos acompañaron mientras adivinábamos el sendero hacia ese cráter lleno de un glaciar  que divisábamos en la altura.

Al llegar a nuestro destino, la belleza sobrecogedora de un glaciar gigantesco, 4 Km de diámetro y según dicen, 200 metros de profundidad en el cráter. Ahorro palabras dejándoles las fotografías de este primer hito vacacional. Esa noche aprovechamos la carne sobrante del asado del día anterior y cenamos un Valdiviano maravilloso.

La mañana siguiente decidimos incursionar en el Parque Nacional Huerquehue en la ruta hacia el San Sebastián. Temprano comenzamos a ascender por un sendero que incursionaba en un precioso bosque de flora nativa de coigües y lengas que poco a poco se convirtió en un bosque de araucarias extremadamente denso y con pendiente. Nada nos amilanó en el avance y tras cruzar la pampa Quinchol aparece otro bosque de especies nativas que desafían la gravedad debido a la pronunciada pendiente. Finalmente llegamos al mirador, un lugar demasiado hermoso pues la vista a las lagunas Tinquilco, El Toro, Verde y San Manuel son de una belleza apabullante. Extasiados, permanecimos bajo el sol y azotados por un fuerte viento fascinados con tanta maravilla. Revisen estas fotografías para confirmar lo que les relato. Esta noche, tras regresar a Pucón, pasamos a comprar un buen costillar y otras delicias para preparar un buen asado de cierre de la jornada.

Un nuevo día, traía la inquietante noticia que venía lluvia, lo cual no nos hizo cambiar de opinión e igual decidimos subir el Quetrupillán.  El acercamiento estuvo auspiciado por un sol intermitente pero con una temperatura bastante alta, lo que sumado a la humedad, me hizo transpirar bastante. Cuando llegamos a la zona fuera del bosque, un peladero realmente, nos percatamos que con una rapidez asombrosa el volcán se cubría de negras nubes y neblina. Allí decidimos esperar a todo el grupo y evaluar la situación. Un arriero que pasa por el lugar nos comenta que hace unos meses se habían extraviado unos extranjeros en el lugar y que todavía no los encontraban y que la visibilidad era pésima en estas condiciones. Bueno, para estos casos yo aplicó la regla maestra de mi vida, yo vine a disfrutar no a sufrir, lo cual fue respaldado por mis amigos y sin complicarnos decidimos descender y ocupar el resto del día en otra aventura disfrutable.  Decidimos ir a un pueblo cercano a almorzar aunque era bastante tarde, pero fuimos afortunados pues encontramos un lugar con una oferta de comida mapuche que nos tentó. Además de las fantásticas sopaipillas, jugos cremosos, humitas, pastel de choclo, lo que fascinó fue la tortilla de brotes de coligüe. Un gran festín que nos obligó ir a buscar un lugar para caminar y fue a la zona de Puesco en donde recorrimos una hermosa laguna llena de totoras y que antaño fue un santuario de patos. Nuevamente, les dejo fotografías de la rica jornada.

Esa noche comenzó a llover fieramente muy temprano, por lo que ya en nuestro refugio nos dedicamos a preparar una cena aprovechando todos los aportes gourmet que cada integrante llevó al paseo para deleite de todos. Una cena impresionante en donde aprovechamos de revisar fotografías que proyectamos en un telón.   Hay que reconocer que fuimos muy bien preparados.

La mañana siguiente partió tarde debido a la incesante lluvia nocturna y a lo inestable del clima. Como no había intención de quedarnos encerrados, tomamos la decisión de ir a Lican Ray a pasear y por supuesto comer. Recorrimos un cerro a un costado del bello lago Calafquén repleto de copihues y especies nativas y que tenía la ventaja de poder descender de vez en cuando a las pequeñas playas en la orilla del lago que nos brindaban deliciosas imágenes del lugar. Cuando ya estábamos suficientemente hambrientos nos fuimos a un gran restaurante de la playa principal para disfrutar un almuerzo como lo merecíamos. Embarcados en el goce, decidimos que era un buen día para visitar las termas geométricas y no hubo quejas. Terminamos sumergidos en esas aguas termales por horas, un disfrute impresionante y que solo la helada noche nos obligó a dejar. Sobran comentarios, casi a medianoche pasamos a comer unas pizzas por el camino y rápidamente a dormir. Por supuesto, hay fotos para compartir.

Un nuevo día, una nueva aventura. Esta vez nos fuimos al Santuario El Cañi, un ex fundo aserradero que hoy administra una microempresa y que ofrece un exquisito lugar de bosques y lagunas paradisíacas. La belleza  del silencio solo interrumpido por graznidos de aves y golpeteos de pájaros carpinteros, nos regaló un trekking inolvidable. También les regalo las fotos que registré antes de la muerte de mi cámara.

Viendo que se acababan las vacaciones, el último día decidimos disfrutar la cabaña en la orilla del lago Villarrica y lo dediqué a conversar con mis entrañables amigos todo el día, mientras bebíamos buen vino y comíamos lo que íbamos preparando en sucesivas incursiones de los experimentados cocineros de este genial grupo. Un día inolvidable que coronamos con juegos y proyecciones del abundante material fotográfico de este paseo al sur. La única deuda fue el volcán Villarrica que nunca despejó por lo que no pudimos subirlo.

La mañana siguiente fue la despedida y el retorno. Lindas vacaciones!!!!