Filetes del último trimestre : adiós 2017

Me siento obligado a confesar que he dedicado poco tiempo a escribir y no quiero pasar a otro año sin registrar algunos filetes disfrutados antes que queden sepultados en mi olvido. La memoria cada vez me es más esquiva y estos buenos recuerdos los necesitaré más adelante. Entonces, ahí vamos con un recuento breve de lo disfrutado.

Fue por el año 1997, 20 años atrás, que estuve en este concierto homónimo y casi no sentí el paso del tiempo. “El gusto es nuestro” es como una fiesta con viejos amigos que se turnan para cantar y conversar del tiempo pasado, de buenos recuerdos y sobretodo para celebrar la vida que aún nos queda. Disfrutamos cada canción, cada comentario y el prodigioso despliegue de imágenes que adornó el fondo del escenario y sumó más poder al espectáculo.

Poco tiempo después, por motivos laborales afortunados, me trasladé a la hermosa ciudad de  La Serena a una reunión de esas llamadas importante y que hice coincidir con días no hábiles para disfrutar unos días en el norte chico. Me alojé en un balneario del banco, mismo lugar en donde habría de ejecutarse la reunión. La gracia es que está a pocos metros de la costanera playera y en una zona de restaurantes que por supuesto no dejaría pasar sin disfrutar. En el tiempo libre que conseguí, realicé una intensa cacería de graffitis que me llenó el corazón.

Un espectáculo que no podía perderme fue la tocata del extraordinario grupo Santiago del Nuevo Extremo para celebrar 40 años. Ya casi todos mis grandes recuerdos tienen décadas de antigüedad y sin embargo, me siguen gustando tanto. Aquí les dejo unas fotos de esa exquisita revisita a otros tiempos de mi vida.

Si de emociones del pasado se trata, una fortuita congregación de teléfonos en el whatsapp generó que, en pocos días, me reencontré con mis compañeros de colegio, con quienes broma tras broma (además de esa inevitable adicción a las fotos hot) acordamos realizar una improvisa Junta de Ignacianos en la cava de la Confitería Torres (un delicioso subterráneo para encuentros notables en el clásico lugar de Alameda con Dieciocho). Si bien estamos próximos a cumplir 40 años desde que salimos del colegio, me sorprendí que el paso de décadas no nos cambiaron tanto (salvo las canas, la falta de cabello, las barrigas  y las historias personales). Por cierto, en los acalorados días de elecciones presidenciales, terminé por saturarme de opiniones no compartidas, entiendo la legitimidad de ellas y la evidencia clara que en Chile convivimos con visiones bien opuestas. Todo lo cual no me impide sentir un enorme cariño por mis viejos compañeros, ya nos veremos nuevamente.

Un espectáculo que esperaba ansioso fue el recital con nuevo disco del sorprendente maestro Sabina y como todo tiene plazo, llegó el ansiado día. No pude dejar de solidarizar con el título “Lo niego todo”, pues cuando la vida es larga y productiva, es necesario tener la opción de negar, aunque sea en broma. Un recital formidable con un Sabina renaciente no solo en talento sino en presencia. Además del nuevo disco, Sabina con maña bien pensada, nos hizo disfrutar sus temas de antología, lo cual agradece todo mi ser.

Si bien, tuvimos la oportunidad de ver hartas obras de teatro en este periodo, no puedo dejar pasar una obra magnífica de Egon Wolff, revisitada por el gran Marcelo Leonart. Se trató de Flores de Papel, tan contemporánea como muchas, pero que ponen de forma mayúscula lo potente que puede ser el malentendido, la casualidad de los encuentros y las distancias que existen en la comunicación. No, no bastan las flores de papel para construir los puentes entre las personas, hay demasiado daño acumulado y  sin embargo, una vez más es necesario intentarlo. Emocionante!!

Finalmente, seleccioné un viaje a Iquique que realicé para estar con mi buena compañera y disfrutar ese norte playero que Chile prodiga con facilidad. Considerando que ella viajaba por trabajo, acordamos una combinación ingeniosa para poder disfrutar en común algunos días y romper esas rutinas que el sistema tanto empuja y que en nuestras vidas debemos cambiar.

Adiós 2017, ya viene un enero sobrecargado de buen teatro para disfrutar!!

Moderat : concurrido concierto

Había pasado tanto tiempo desde la última vez que con mi hermano no disfrutábamos de un concierto de música electrónica, así que cuando descubrimos que este grupo alemán venía a Chile y todo indicaba que habría una fiesta electrónica de esas inolvidables, nos inscribimos sin dudar.
Nos juntamos más temprano para aprovechar de cenar tranquilamente y juntar energías para esta noche bailable. Nos fuimos a un viejo conocido, el Sport Café en Apoquindo, del cual guardábamos buenos recuerdos ya que por un buen tiempo fue nuestra fuente de alimentación de fin de semana cuando vivíamos juntos 15 años atrás.

Tras unos sandwiches potentes y unas frescas cervezas, caminamos hacia la Sala Omnium (en los bajos que la mayoría ubica como la discoteque Gente de décadas pasadas). La primera sorpresa fue encontrarnos con una interminable fila de gente y un verdadero laberinto para ingresar. Conversamos que parecía raro tanta gente si este grupo no era muy conocido y además practica un tipo de música electrónica poco habitual en nuestro medio. Sin embargo, pronto caímos en la cuenta que todos estábamos en lo mismo.

El Club Fauna estaba repleto, no solo en la sala más subterránea en donde tocaba un trío telonero muy interesante (Matanza), sino que en pasillos, niveles intermedios e incluso en el nivel calle. Nos compramos unos tragos (en esos vasos plásticos tan poco elegantes) y tomando una buena aspiración de aire, decidimos bajar al epicentro musical. El lugar vibraba con los potentes bajos amplificados a tope, pues claramente no se iba a conversar sino a bailar. Llegamos en la etapa final del teloneo y de los preparativos para Moderat. Un gran aviso en pantalla anunciaba que era un espectáculo oscuro y que se agradecía no usar flash en cámaras (guarden sus celulares!!) mientras seguía ingresando a la sala un contingente cada vez mayor de entusiastas amantes del ambient y del techno minimalista.

El grupo alemán era muy esperado, especialmente tras el lanzamiento de su último disco. Maestros en conseguir un viaje melódico, una atmósfera hipnótica y llena de efectos visuales. Desde el primer tema, los asistentes fuimos encantados con el excelente trabajo y de ahí en adelante solo fue disfrutar el viaje. Tremendo show!!

Parpadeos Vitales : cuentos que para mí son cuentos

Un gran amigo que existe en mi vida desde la primaria, devino con los años en un escritor de ciencia ficción aficionado. Más allá de la prolongada amistad que nos une, la literatura es un hobby en común y ciertamente me interesé en acompañar este proceso con entusiasmo. Por años, recibí por correo algunas entregas de cuentos que me enviaba Eric y que no solo leía con sincera dedicación, sino que tenía la oportunidad de comentarle y sugerirle pequeñas o minúsculas mejoras. Son 20 años los que pasaron en estas interacciones.

Al paso del tiempo, me convencí que si no tomaba la iniciativa para publicar sus notables escritos, mi amigo tardaría demasiado y el tiempo no perdona. Así que en enero, me puse en contacto con otro amigo que posee la Editorial Segismundo y le presenté una pequeña selección de los cuentos de Eric. Fue una gran noticia, recibir a vuelta de correo, la confirmación que eran buenos textos y que se podrían publicar.

El proceso fue largo, demasiado largo y cuando en agosto me entero que la madre de Eric había muerto, caí en la cuenta que ahora él solo tenía sus escritos, ya nada lo ataba a este mundo. Comenzó el vértigo y me convertí en un tirano, presionando al editor y al escritor para consumar el cometido.

Pues bien, esta historia tiene buen final, pues a inicios de octubre ya pude encargar una partida de su primer libro en Amazon.com, los cuales me llegaron a fines de dicho mes. Gran deleite ha significado, releer su primer libro, regalar algunos ejemplares y saber que hay otro en proceso de publicación. Eric es ciertamente talentoso y me siento profundamente orgulloso de sus logros.

Recientemente, nos juntamos compañeros de colegio y  me acompañé de Eric, ese muchacho tímido, quizás poco interesante para la mayoría de nuestro curso, pero que ahora podía ir lleno de orgullo a decirle a todos, siempre fui diferente y hoy soy un escritor. Me llené de alegría ver el sincero interés de todos por esta nueva vida de Eric y estoy convencido que tiene mucho más por contar.

Los interesantes cuentos de Eric, ciertamente son grandes cuentos para mí.

 

 

Otra visita al rico Percanta : buena opción

Cansado de una jornada laboral brutal que comenzó a las 7:30 AM y que a esta hora sumaba 13 horas y algo más, decidí que me merecía un disfrute especial y relajado. Caminé algunas cuadras y me fui directo al barrio Bellavista a un sitio que ya tenía muy probado y que seguramente me entregaría el placer que buscaba. Me refiero al Percanta, un lugar argentino muy sabroso y sobretodo bien atendido, lo cual agradezco infinitamente ya que para mi el servicio de un restaurante pondera 40% de todo lo que da.

Instalado en su pequeña pero bien dotada terraza, partí con una cerveza artesanal mestiza irish stout para hidratar mi cuerpo y comenzar a sentir ese éxtasis de detener el tiempo y dedicarme a entregar placeres a mi cuerpo.

De la interesante carta me entusiasmé con un crocante de salmón que acompañé con un insólito zapallo dulce al rescoldo y queso de cabra, una combinación que no imaginaba y que este lugar me tentó a probar. Consternado con la combinación que venía, busqué en la carta de vinos algo especial y encontré un Santa Carolina Specialities Dry Framing Carignan, o sea, una exquisita muestra del carignan que cada vez es mejor en Chile y que invito a probar.

Una cena exquisita, con buena música, buen servicio y la posibilidad cierta de saborear platos novedosos, bien presentados y con un pertinente sentido del ritmo. Por cierto, un buen café negro cerró la delicia de esta cena.

Día Mundial del Jazz : imperdible en Thelonious

Cada 30 de abril, justo antes del día del trabajador, se celebra el grandioso día del jazz. había pasado un buen tiempo desde mi última incursión en mi lugar preferido de jazz, el Thelonious por supuesto. No tuve tiempo de hacer reserva y a pesar que sabía que estaría muy lleno, decidí ir.

Ingresé entre una increíble multitud, muchos de ellos ambicionando ocupar el par de mesas libres que estaban reservadas. Dirigí mis pasos hacia el fondo del local en donde fui recibido con los brazos abiertos por el gran maestro Erwin, un afectuoso abrazo y Erwin mandó a sus chicas a chequear las mesas mientras yo me quedé de pié observando como los músicos ensayaban lo que sería el espectáculo de esta especial noche. Como siempre, Erwin sorprende, apenas se cumplió el plazo fatal de la reserva, personalmente me llevó a la mejor mesa frente a los músicos. Que maravilla ser atendido de esta manera, lo siento como un premio por 10 años de fidelidad.

Mientras decidía por la botella de vino que me disfrutaría esta noche, encargué esa deliciosa combinación de aceitunas y queso de cabra que tanto me gusta. Pronto el familión Lecaros llegó al escenario, junto al gran Mauricio Rodriguez para recrear un fantástico disco que hicieron juntos años atrás.

Durante la representación, incluyeron a la hermosa voz de Paz Court y luego a los extraordinarios músicos Sebastián Jordán y Agustín Moya. Una noche espectacular, música deliciosa y un ambiente de gente educada que disfrutó en silencio la maravillosa música de estos talentos nacionales.

Dejé algunas fotografías para el recuerdo.

 

Dos obras para comenzar la temporada del Santiago a mil

Comienza Enero después del fallido fin del mundo y comienza el mejor carrete cultural de Santiasco. Me refiero a la increíble programación de teatro, danza, ballet y música que trae el Santiago a Mil. De hecho, hoy voy a comentar dos obras que marcan mi inicio en esta versión 20 (veinte años!!!) de esta fiesta cultural.

La primera obra corresponde a a una adaptación de Alfredo Castro de la obra original de Eugene O’neill llamada Distinto, que se mostró en el  Teatro Municipal de Las Condes. Llegamos sin grandes pretensiones pero convencidos que sería una buena obra dada nuestra experiencia con el trabajo de Castro. Extraordinaria la obra, la tensión sexual de los personajes y las volteretas estúpidas de la mente y del comportamiento humano se evidencian de manera muy clara. Una historia de amor marcada por la brutal incapacidad de Emma de amar y la torpeza imperdonable de su amante que la espera 30 años para que aparezca la madurez que jamás llegaría. De alguna forma me hizo pensar en que muchas veces esperamos de la pareja cosas que jamás serán capaces de dar y malgastamos la vida en dicha espera. Definitivamente la obra me gustó, me mostró que en actos de amor podemos ser demasiado enfermos.

La siguiente parada fue una obra de danza moderna, Travelogue I Twenty to eight (Diario de viaje I – veinte para las ocho) en el Teatro Municipal de Santiago, una pieza de la heredera de Pina Bausch, llena de erotismo y sensualidad en donde los objetos cotidianos se transforman en artefactos de significados como correlato natural del virtuoso despliegue físico de los artistas. Hay mucha histeria y convulsión erótica no resuelta que los bailarines hacen notar en cada momento y que finalmente hablan de la cotidianidad humana y con todos sus defectos.

Santiago a Mil, comienza y promete mucho. He elegido 14 espectáculos que me ocuparán todo el mes de enero y que espero sean puro goce.

 

Magno Club : una cena magnífica

Esta noche buscamos un lugar tranquilo y que tuviese una gastronomía de buen nivel y tras ir descartando sitios mientras nos adentrábamos en el barrio Bellavista llegamos a un lugar del cual guardo buenas experiencias.

Partimos con tragos novedosos, un Puro Chile y un Ultrvioleta, sorprendentes por su originalidad y buen gusto. Un sitio armado con prolijidad para generar experiencias inolvidables, buen servicio, buena música y sobretodo buena calidad.

Los platos de fondo, aprovechando la ecléctica oferta, se inclinaron por unos sorrentinos rellenos y una lasaña de mariscos, acompañados de un rico ensamblaje de merlot y malbec Corralillo. Una delicia bien preparada y presentada en toda esa atmósfera placentera que posee este lugar. Un acierto!

Para los postres, decidimos compartir una selección de tartas criollas y un creme bruleé, delicias que se potencian con buen café negro. Una cena espectacular, bien conversada y sobretodo disfrutada.

 

La Bifería : un emotivo almuerzo

Desde la triste muerte del padre de mi querida amiga, no habíamos tenido oportunidad de vernos. Una muerte esperada y sobretodo preparada, ya que me preocupé mucho de ello, tras mi personal experiencia hace unos años. Qué difícil es enfrentar lo inevitable!!

Recuerdo que me viví un doble duelo, perder a mi querido viejo y al gran amor de mi vida quien decidió salir de mi vida y que yo lo asumí. La mezcla de emociones era muy significativa y esperaba salir airoso de tan potente experiencia.

Pasé a buscar a mi adorada amiga de tantos años y la llevé a un sitio que me resulta especialmente grato, me refiero a La Bifería. Partimos, como merece la ocasión con un particular beef sour para acompañar un buen ceviche del día. Combinación perfecta que no tienen parangón.

Tras una potente conversación que iniciaba nuestra catarsis emocional, ella elige un exquisita Picanha con papines al pilpil mientras yo me inclino por un Ojo de Bife con puré de papas rústico, platos magníficos de este verdadero oasis de las carnes en Providencia.

Como era de rigor, busqué en la carta de vinos algo adecuado para la ocasión y encontré un ensamblaje Leyda Vintage Selection maravilloso, un manjar que acompañó cada trozo de la exquisita carne que gozábamos en este especial almuerzo.

Debo reconocer que fue un encuentro lleno de lagrimones, de penas contenidas y sobretodo de solidaridad y amistad, ambos necesitábamos resarcir nuestras penas, compartir como siempre la profundidad de los sentimientos y especialmente ser capaces de mirar el futuro con la alegría que implica vivir, más que sobrevivir, vivir intensamente con todo.

La alegría llenó mi corazón al darme cuenta que a pesar de las sentidas penas de ambos, siempre hay tanto porque vivir y sentirse felices. Nadie, vivo o muerto, puede hacernos infelices si no queremos.

Es quizás el almuerzo más power en muchos años, y me llena de alegría seguir adelante, la pena eterna no es para nadie algo bueno. Viva la vida!!!

La Mano Ajena : un recital 5 estrellas

Me inscribí en esta experiencia con varias semanas de anticipación, ya que basado en mis anteriores conciertos de esta banda, era definjitivamemnte un imperdible. Lanzamiento de disco  y la promesa de diversos invitados.

La promesa quedó sobrepasada por la contundencia de un espectáculo maravilloso y la presencia de increíbles músicos, entre otros, Joe Vasconcellos y Anita Tijoux.

Es el tercer disco de esta deliciosa banda chilena la cual que conocí hace hartos años atrás en un circuito bastante under, tocando en el Galpón de Victor Jara por ejemplo, cuando eran el ícono de la música rock gitana en Chile y posteriormente teloneros obligados de Kusturica y su banda.

La deliciosa María Fernanda Carrasco en voz, el notable Rodrigo Latorre en guitarra eléctrica, voz y saxo, Gabriel Moyla coros, acordeón y saxo alto, Álvaro Sáez batería y vocero del sindicato 2, Cristian Aquevenque en el bajo eléctrico, la concentrada Danka Villanueva en el violín y Jair Moreno en clarinete y saxo alto.

No solo tocaron los temas nuevos sino que ingeniosamente mezclaron los temas más conocidos y que, creo, todos conocíamos y disfrutamos hasta el delirio. El despliegue de simpatía y alegría de la banda es una marca registrada. Cada evz que los veo en vivo, salgo lleno de energía y contento como un niño después de un buen paseo. María Fernanda es un espectáculo en si misma, llena de carisma y un aura deliciosa, lo cual se combinó muy bien con el alto grado de producción que mostraron en esta ocasión.

Espero volver a verlos muchas veces más, por ahora dejo fotos para el disfrute.

BocaNariz VinoBar : un acierto en Lastarria

Tras casi dos meses de ver como se remodelaba una casona en barrio Lastarria, poco a poco fue tomando forma algo que adiviné interesante especialmente cuando pude ver desde una ventana una colección sorprendente de sacacorchos en una pared interior, luego noté la pizarra del tamaño de una pared completa y que mostraba la enorme variedad de vinos que comenzaban a prometerse a mi ansioso paladar.

A fines de mayo 2012, paseando con una amiga milagrosamente lo encontramos abierto y con comensales en algunas mesas. No lo dudé un instante e ingresamos rápidamente instalándonos en una de las pequeñas mesas. Pronto apareció la bella morena que hace de anfitriona y nos preguntó por las invitaciones. Ufff!!!, era una recepción privada porque aún no podían abrir por falta de la patente de alcoholes. No obstante ello, en menos de una semana harían la inauguración. Intento fallido, pero nos permitió recorrer el lugar y está increíblemente cool.

Días después, con motivo de una pequeña reunión con una antigua amiga, me pareció una excelente opción ir de una vez a probar el lugar.  Nos encontramos en la puerta del sitio y la morena nos condujo a la mesa que elegimos y nos fue a buscar al sommelier que nos atendería.

De la carta, breve por cierto pero delicadamente enfocada en selecciones propicias de maridar con la gran variedad de vinos, seleccionamos el plato de jamones (ciervo, llama y jabalí) y con ayuda del argentino sommelier, muy conocedor por cierto, pedimos una variedad de copas de degustación, tres por cada uno. Odfjell Orzada, Santa Carolina, De Martino Alto, Koyle Royale, Rukumilla, Botalcura El Delirio cubriendo la variedad de sabores combinables que incluían cepas como syrah, petit verdot, carignan, nebiolo y unos ensamblajes.

Fue una divertida conversación especialmente animada por el descubrimiento de la enormes diferencias entre las combinaciones de comidas y vinos. Lo divertido es que  mi amiga no podía creer que hubiese tal cantidad de opciones.

Para cerrar la experiencia, pedimos un postre, un ganache de frambuesas y chocolate que combinamos con un rico oporto.

Fue una delicia de principio a fin y habrá que volver de todas maneras.