19Abr/170

Accidentado y divertido regreso del Magma

Un domingo que no lograría subir a la montaña por no poder conseguir transporte, se ha hecho lamentablemente habitual. Sin embargo, eso no significa que renuncie a realizar actividad física y acercarme a la naturaleza furtiva que se encuentra en los alrededores de la región metropolitana.

Al teléfono nos pusimos de acuerdo con mi amigo Luna para ir a almorzar al Cajón del Maipo en cleta. Además de ser sorprendido con la oferta, Luna no dejó de pensar un instante en que habría rica comida. Estoy seguro!!

Lo pasé a buscar con mi amada cleta a su departamento y para sorpresa mía, ya estaba en la entrada de su edificio esperando. Mochila, casco, guantes y su cleta, todo en orden. Solo tuvo que ir por unas mangas para asegurar no pasar frío, ya que este día pintaba algo fresco.

Partimos por ciclovía Lyon, conectamos con ciclovía Simón Bolivar, seguimos por Chile España y finalmente el largo recorrido por Macul y avenida La Florida. Ingresando a la avenida El Volcán, nos detuvimos por primera vez a gozar de un rico mote con huesillos, una parada clásica en mis rutas al Cajón del Maipo.

Ya repuestos y bien hidratados, retomamos el camino para detenernos muy pronto pues su cleta mostraba bastante desinflada la rueda trasera. Bombín mediante la repusimos, aunque notamos con cierta preocupación que la cámara se presentaba bastante deteriorada y delgada.

Tras una nueva detención por el mismo motivo, decidimos que adelantaríamos el momento del almuerzo, después de todo ya era tarde y el hambre arreciaba.

Continué pedaleando hasta encontrar algo interesante y que esta vez fue un letrero secundario en donde se encuentra el acceso al balneario El Añil, el cual hablaba de un restaurante de nombre Magma perteneciente a www.casamaipo.cl, un sitio que no conocía y que me pareció seductor.

Ingresamos por un camino de piedrecillas hasta unas construcciones de bella madera en donde estaba el restaurante.
Nos atiende una linda muchacha tras una espera algo prolongada, a quien pedimos unas cervezas. Nos cambiamos las sudadas poleras por un recambio seco y nos preparamos para disfrutar un buen almuerzo.

Heladas cervezas, unos calientes panecillos y pebre dieron el paso a nuestros platos de fondo, unos fetuccinis sepia con salsa de mariscos para Luna y de excelente pesto para mí. Sumamos una botella de buen carmenere del valle de Cachapoal para completar el disfrute.

Una larga conversación acerca de museos y buenos lugares para visitar en España (próximo destino filetario), hasta disponernos para el regreso.

Cuando tomamos las cletas, con estupor evidenciamos que ambas ruedas de la cleta de Luna estaba desinfladas. Allí comenzó la debacle, pues al sacar la cámara de la rueda delantera notamos que tenía dos perforaciones provocadas por unos trozos de alambre que estaban incrustados en ella. Como Luna es previsor, traía una cámara de repuesto la que por cierto usamos de inmediato como reemplazo. Pero al sacar la cámara de la rueda trasera, vimos que presentaba al menos (por ese momento) dos orificios. Así que usamos los conocidos parches de emergencia y creímos haber salido del trance. Sin embargo, al inflar la rueda trasera, seguía perdiendo aire. Ohhh, mala fortuna, encontramos otro orificio, el cual también parchamos y por precaución, decidí usar mi envase de "vómito verde" (látex para reparación), pero ahora se sumó que no inflaba. Años de estudios de ingeniería, nos condujeron a volver al basurero para recuperar la cámara que habíamos botado para conseguir el reemplazo de válvula dañada y así pudimos inflar por fin la rueda.

Orgullosos de la proeza, nos bebimos otras cervezas y un buen café negro y salimos pedaleando nuevamente por avenida El Volcán y en pocos kilómetros otra vez Luna vocifera ininteligibles palabras para indicar que nuevamente la rueda trasera estaba desinflada. Volvemos a desarmar para ver que los parches se habían perforado nuevamente. Aquí ya nos pusimos nerviosos, se habían acabado los planes de contingencia y no era posible seguir pedaleando.

Con mi buen estado de ánimo, propuse caminar un poco hacia el pueblo cercano para conseguir una solución (la que fuera!!). Nos acercamos a unos paisanos quienes en semiserio nos dijeron que la única opción sería caminar hasta un supermercado más adelante, donde quizás habían cámaras de repuesto.

Ok, nada es mejor que tener desafíos.

Caminamos varios kilómetros y llegamos al bendito lugar. Luna camina presuroso para comprar la solución. Fumé un par de cigarrillos mientras esperaba y llegó con un neumático nuevo, un tarro de neoprén y con la evidencia que no habían cámaras en venta. Uffff!!!

Bueno, despegamos los parches, embadurnamos con neoprén y volví a pegar mientras Luna iba por cinta de embalaje para cubrir los parches como medida accesoria. Genial!!!, por fin ambas ruedas de la cleta de Luna inflaron bien y pudimos reiniciar el regreso a casa. Hay que destacar que pasaron 2 horas al menos desde que salimos del restaurante.

Dado que la luz solar se extinguía, pedaleé al tope en un descenso vertiginoso hacia la ciudad, chequeando de vez en cuando si Luna venía atrás. Sin problemas!!

La artificiosa solución había funcionado y cuando llegamos a la intersección de la ciclovía Pocuro con Pedro de Valdivia, respiré tranquilo. Misión cumplida!!.

Volví a casa, cansado y de noche pero con una gran sonrisa de satisfacción tras una aventurado día.

Filetes en esta experiencia: , , , , comentar
19Sep/140

Visitando Buenos Aires, 5 días de disfrutes

Buenos Aires es una de mis ciudades preferidas, siempre interesante e intensa. Habíamos planeado este viaje hace un buen tiempo y ahora estamos de madrugada al aeropuerto para tomar el avión que nos lleva a la aventura.

Un viaje corto, contratar un taxi con un siempre opinante chofer que nos llevó por un ruta nueva evitando los "piquetes" y que nos puso en evidencia la precariedad social de Argentina, debatida entre su nacionalismo y la enorme corrupción.ia

Temprana llegada al hotel en donde afortunadamente nos permitieron el checkin antes de la hora prevista. Aprovechamos la ocasión y salida a pasear, revisamos carteleras de teatro en calle Corrientes, la visita obligada a mi tienda preferida  de música en Corrientes con Callao, para caminar finalmente hacia Puerto Madero, en búsqueda de un buen sitio de carnes. Tras unas vueltas no nos quedó dudas y el almuerzo debía ser en La Cabaña, el reemplazo natural de mi recordada Caballeriza.

Este día quedó marcado por el funeral, inevitablemente esperado, de Gustavo Cerati, ídolo total y que todo el mundo lloró como se lo merecía. Yo también

Un sitio elegante y hermoso, partimos con agua y  bebida cola (solo tienen pepsi!!). Entusiamé rápido con un aperitivo de  provoletta. que nos acrecentó el apetito para poder ir a los fondos. Con el hambre acumulada mi mente solo se focalizó en una pamplona de lomo, mi partner no pudo resistir la tentación de un ojo de bife, que acompañamos con  papines al chimichurri y una botella de Malbec Finca La Linda delicioso. Tras el banquete iniciático, café negro.

Cansados, hicimos la caminata de regreso al hotel, una buena siesta y nos fuimos de largo. Inesperado desenlace del primer día, pero muy beneficioso para el cuerpo.

Iniciamos el segundo día con la compra de entradas para ver la obra Novecento en el Metropolitan, luego nos aventuramos hacia la hermosa librería El Ateneo, en donde compramos algunos de esos buenos libros que no llegan a Chile. Terminada la visita bibliográfica nos fuimos de visita al cementerio de La Recoleta en búsqueda de aventuras. No dimos con la tumba de Eva Duarte, más conocida como Evita Perón, pero conocimos mucho de la opulencia del siglo 20 y el anterior  en Argentina.

Seguimos caminando para llegar al Museo de Bellas Artes y encontrar una impresionante muestra del aniversario de Cortázar al 100%, es un museo extraordinario y además gratuito. Tras recorrerlo, fuimos caminando nuevamente hacia el Malba, con una decepcionante muestra de arte en donde solo rescatamos el arte kinético de Le Parc Lumiere.

Regresamos a La Recoleta por un almuerzo en el café Victoria, partimos con gaseosas,  para rápidamente pedir unas milanesas de lomo napolitana, acompañadas con una tortilla española y una ensalada de 5 ingredientes. Como era obvio añadí una buena botella de malbec familia Gascón. Para los postres, una compartida  crumble de manzana y café negro.

Por la noche, fuimos a ver a Darío Grandinetti en Novecento. Un teatro muy lleno y una escenografía mínima, solo una plataforma inestable que asemejaba la cubierta de un barco, pero luego llega este increíble actor que llena todos los espacios contando como monólogo la historia de ese pianista criado en un barco y que es la quintaesencia del virtuosismo pianístico. Grandinetti es un genio, no requiere más soportes que su propia imaginería para hacernos creer todo y emocionarnos hasta las lágrimas en su relato. Incluye en su relato esa escena sorprendente de la película que espero ver completa algún día.

Amanece otro día y tras el desayuno, vamos por la  compra de entradas para 2 obras de teatro para la noche. Luego tomamos metro hacia Palermo, para hacer un gran paseo por Palermo Soho, el barrio alternativo de Buenos Aires. Probamos un buen almuerzo en Estilo Criollo, gasesosas, medallones de lomo a las 4 pimientas, un especial de bife y molleja, acompañados de una buena botella de malbec Finca La Linda y un postre compartido junto a un buen café.

Tras el almuerzo, nos fuimos de paseo al zoológico de Palermo, de verdad que comparado con mis anteriores visitas se ve enorme y mucho más cuestionador para mis creencias. Sigo creyendo que esos animales estarían mejor en sus propios habitats, por supuesto que si los dejaran vivir así los depredadores humanos.

Por la noche, partimos a ver la obra La Omisión de la Familia Coleman, un exitazo teatral  por varios años que muestra de forma dramática el devenir de una familia al borde del colapso y que solo se sostiene en la impostura de muchos "deber ser" de sus integrantes. Algo nerviosos por lo visto salimos del teatro para un paseo por librerías, haciendo tiempo para la siguiente obra de teatro. La obra final para este día era Red, una formidable actuación de Julio Chavez  y Gerardo Otero. Al inicio se ganó mi odio el personaje del pintor que hace Chavez, el egocentrismo llevado al extremo y en contraste con la humildad del aprendiz Otero en ese estudio de pintor. Una aleccionadora sesión del sentir profundo del artista enfrentado al reto de un millonario encargo para pintar su arte abstracto en un nuevo restaurante, para descubrir finalmente que ese encargo es el inicio de su decadencia y muerte como artista.

Salios consternados con la obra pero con hambre suficiente para ir por una pizaa a Capriatti. una exquisitez  de jamón y morrón acompañada de una rica y fresca sangría.

El siguiente día era domingo, ocasión imperdible para el paseo a la feria de San Telmo, antigüedades, baile y musica callejera, artesanía y mucha buena onda. Una mañana deliciosa disfrutando esa especial convivencia con el mundo real, con gente de verdad y nada de facebook ni twitter.

Tras varias horas de paseo, almorzamos en un restaurante de calle Corrientes, elegimos pra compartir una abundante  fuente de entrañas, morcillas, mollejas y chorizos que acompañamos con un Malbec de la bodega Catena Zapata, además de un postre  y café.

Esa noche nos quedaba un nuevo disfrute en el Teatro El Picadero con la obra El Crédito, una obra deliciosamente sorprendente en donde el humor ocultaba la dispareja y a veces sangrienta realidad que enfrenta el ciudadano común enfrente de los bancos, pero con un giro divertido en que el débil es capaz de manipular al poder y hacerlo caer en sus propias contradicciones. Deliciosa obra!!

Al regreso del teatro pasamos a cenar  al Il Gatto, un buen Malbec Alamos y gaseosas para acompañar unas deliciosas y nocturnas pizzas.

Cómo es inevitable, el ultimo día llegó y decidimos disfrutar un  largo desayuno antes de hacer el  check out. Guardamos el equipaje y partimos nuevamente hacia Puerto Madero para conocer la reserva natural al borde del Río de la Plata, un paseo divertido y lleno de buenas conversaciones. En algún punto, descubrimos el Museo del Humor, en esta ocasión dedicado a Quino y su gran personaje Mafalda. Exquisito disfrute que fue el preámbulo del hambre y nuestro retorno al rico restaurante La Cabaña para darnos el último gusto en la terraza frente a los diques.

Partimos con una abundante rueda de achuras, para continuar con una compartida  pamplona de lomo más papines con chimichurri y una monumental botella de Malbec Alta Vista Premium, además de las gaseosas que pedimos como aperitivo. Para los postres, una trilogia de chocolates deliciosa más el insustituible café.

Llegando al final de este lindo paseo, regresamos justo a tiempo para retirar equipaje y tomar el auto que nos esperaba para llevarnos al aeropuerto

Buenos Aires, quiero volver otra vez más!!

19Sep/140

Rico almuerzo en Círculo Español

Aunque la idea era ir a la Confitería Torres que estaba muy llena, cambiamos de opinión y nos fuimos al Círculo Español a metros de distancia. Este lugar de destino lo he visitado en varias oportunidades y siempre he quedado con la sensación de retroceder en el tiempo hacia una época extraña, de personas con mucho tiempo disponible y que se junta a conversar. Por cierto, el objetivo de este almuerzo era precisamente conversar con mi buen amigo Abdallah.

Ya que yo invitaba, decidí hacer la ocasión inolvidable y partimos con un par de exquisiteces,  pimentones rellenos y otro plato con jamón serrano y queso, mientras bebíamos agua mineral y mi especial kir royale. Un largo preámbulo de puesta al día, ya que si bien trabajamos en la misma empresa no siempre podemos intercambiar opiniones acerca de lo que sucede alrededor.

Siempre me sorprende, al igual que en la Confitería Torres, la avanzada edad de los mozos, me habla de gente que tiene tantas historias que contar y que me encantaría rescatar. ¿cuánta gente ha pasado por ahí? ¿cuántas historias se tejieron en un rico almuerzo?. Quizás nunca lo sabré, pero espero tener tiempo algún día para recogerlas.

Llegado el momento de elegir los platos de fondo, de la interesante carta se asomaron algunas delicias como el congrio donostiarra que elegí y la  chuleta de cordero, que mi amigo prefirió. Casi por reflejo, exploré la carta de vinos para elegir un merlot Gran Reserva Tarapacá, un justo medio entre los sabores en competencia.

Larga conversación, muchos acuerdos y por cierto, historias divertidas con las que reímos abundantemente. Terminados los platos fuertes, nos entusiasmamos con los postres y ahí la selección fue creme brulee y torta, que acompañamos con café negro para mí  y un buen té.

Que rico es el Círculo Español!!

23Oct/100

Epicúreo : delicioso y sensual almuerzo

Tras una deliciosa experiencia en cleta en el lindo cerro San Cristóbal, regrese a casa a darme una ducha caliente y prepararme para disfrutar una aventura gastronómica.

Tenía en mente varios lugares, pero me dominó la idea de ir al barrio Bellavista y probar alguno de los filetes que conozco. Un par de vueltas y me sedujo sin problemas, volver una vez más a ese increíble sitio de delicias llamado Epicúreo. Aunque lo he visitado ya varias veces (ver otra), siempre me resulta atractivo saber como estará.

Me ubiqué en una mesa aledaña a la pequeña terraza que da a un patio interior, así tendría la vista de una singular y pequeña cascada de agua que me gusta mucho. Como era relativamente temprano, decidí estimularme con unos de esos tragos deliciosos de la casa, en este caso un Afrodita, vodka naranja con zumo de zanahoria, algo de jenjibre y cointreau, un trago fresco y revitalizador. Mientras saboreaba este rico trago, llegó un par de parejas que se instalaron ruidosamente en el patio. No pude evitar fijarme en la hermosura de una de las chicas, realmente fascinante.

Mientras elucubraba acerca de cual plato me serviría, llegó un diminuto y exquisito appetizer, ceviche de atún con alcaparra y una papa crispy dulce además de una panera de trozos de baguette y aceite de oliva al eneldo. Que delicada atención!!

Me entusiasmé con un plato de Mero marinado en maracuyá e hinojo montado en un puré de zapallo butternuts y acompañado con verduras salteadas que llegaron al dente, esparragos, tomates perla, habas, un  trozo de alcachofa, una porción de salsa de maracuyá. El trozo de mero, increíblemente turgente asomaba virtuoso sobre el amarillo y caliente puré, amenazando con sus sabores que pronto comencé a disfrutar. Para acompañar tanta delicia, encontré en la carta de vinos un Pinot Noir Reserva de Casas del Bosque 2009 que resultó una maravilla.

Mientras gozaba este plato delicioso, sentí la observación que emergía desde el ventanal que daba al patio, la chica hermosa me dirigía curiosas miradas. No se si el hecho que cuando tengo mucho placer me gusta cerrar los ojos y adentrarme en mi cuerpo, será muy notorio, pero sentí un poco de pudor.

Durante todo el episodio gastronómico de comer este maravilloso plato, crucé miradas con esa  chica lo que no me impidió proseguir con mi personal ritual. Casi al final de mi festín, cuando decidí por un postre de panqueques, naranjas y helados, noté que la chica me miraba casualmente  y se mordía los labios. Uffff, el postre muy rico y hora de marchar, aunque el detalle sensual me deja extasiado y que sumado a la rica música chillout conforman un ambiente de maravillosa sensualidad.

Gran sitio el Epicúreo, los sentidos lo agradecen!!!