28Ago/170

Casa Galos y Casa Luisa : maravillas de Valparaíso

Originalmente habíamos planificado para el fin de semana largo de este agosto irnos a disfrutar Valparaíso, pero debimos postergar por fuerza mayor, así que canjeamos la reserva para el fin de semana siguiente con la ventaja de tomar la mejor habitación del Casa Galos en cerro Alegre.
Conocemos muchos hoteles boutique en Valparaíso, pero Casa Galos nos sorprendió. No solo es hermoso sino que tiene comodidades inesperadas además del excelente servicio. Cuenta incluso con ascensor a pesar de tener solo tres niveles incluida una terraza impresionante, una de las mejores vistas de la bahía y ciudad. En lo personal preferí siempre usar las lindas escaleras de madera y así tener la oportunidad de disfrutar el buen diseño y la decoración cuidadosa y elegante. En cada nivel hay patios y salas de estar, un verdadero oasis.

La primera noche fuimos a cenar a uno de nuestros restaurantes favoritos, el Concepción. Como siempre,  delicias que se agradecen. Al siguiente día fuimos a conocer Casa Luisa, un restaurante que avistamos el día anterior y que nos habían recomendado. Un sitio pequeño y acogedor, pocas mesas y atención muy gentil. La carta resultó ser una maravillosa historia del origen del lugar, una familia antigua y en donde cocinan sus propias recetas dos generaciones.

La primera sorpresa fue un appetizer formidable con una sopa y un acompañamiento con base de rúcula, queso de cabra, zuchini decorado con repollo caramelizado, aceite de oliva y especias. Increíble!!. Esto aterrizó en nuestra mesa justo después de llegar los aperitivos, un sour y un negroni impresionantemente rico.

Para los fondos, fuimos por las pastas caseras. Mi compañera se encantó con unos agnolottis rellenos de carne mechada con una salsa crema al carmenere adornado con un toque de queso azul y para mí unos ravioles negros rellenos de pulpo, queso crema, ciboulette, sazonados al ajo y aceite de oliva, adornados con grandes camarones y trozos de pulpo. Acompañamos estas delicias con una botella de Tinta Tinto cabernet sauvignon.

Los postres fueron otra sorpresa, para mí un brownie rodeado con berries y una bola de helado encima y para ella un culan relleno de lúcuma y toffee con helado de vainilla, manjar y pequeños merengues. Después de tanto placer gastronómico, fue bienvenido beber un buen café negro. Trip Advisor ubica en el puesto 2 de 393 restaurantes en Valparaíso, lo cual respaldo absolutamente. Es magnífico.

Al atardecer, la cita fue en la terraza del hotel en donde una pareja de jóvenes músicos nos deleitó con un concierto de jazz vocal acompañado solo de una guitarra eléctrica. Un gran momento, a pesar de las ráfagas de viento que sentimos.

Al siguiente día nos fuimos a almorzar al Pasta e Vino ubicado en el hotel Gervasoni. Allí partimos con unas bruschettas de locos y papas hilo y un pimentón relleno con queso de cabra, camarones y cilantro envueltos en masa philo. Seguidamente, nos fuimos por la especialidad, Pastas!!. Ella prefirió un ravioli de locos con salsa cremosa de parmesano y sauvignon blanc y en mi caso un plato de ravioli de habas salteado con camarones y reducción de naranja,  todo bien acompañado de una botella de Tabali Pedregoso Syrah.

No fuimos capaces de comer postre así que pasamos al café y completamos los placeres de este viaje que llegaba a su término.

28Ago/170

Route66 : sorprendente disfrute al almuerzo

A pesar de mi afán en descubrir nuevos sitios de disfrutes no siempre hay tiempo suficiente para ello. No obstante ello, sigo siendo asiduo visitante de los restaurantes que mantienen la calidad original y que por cercanía u horarios me permite repetir la experiencia de buena gastronomía y servicio, aunque ya no comente esas repeticiones.
Por suerte, de vez en cuando aparece algo nuevo para probar y este día en que me juntaba a almorzar con mi gran amiga Carla, nos topamos con el Route66 en el barrio El Golf.
El sitio ubicado en una esquina de Isidora se anunciaba elegante por su fachada y no dude en decidir ingresar. Espacioso, con mucha madera y telas en los muros y una gran barra al centro, me hizo brillar los ojos y avivar el hambre que llevábamos, al ritmo de buena música lounge.
Ya ubicados, rápidamente nos ofrecieron la carta y partimos pidiendo esos kir royales que acostumbramos como aperitivo. Insistí en que usaran poca crema de cassis, pero no fuimos totalmente escuchados. En fin, es de esos detalles que muy pocos barman toman en cuenta.
De la carta, muy americana pero combinada con otros sabores más internacionales, elegimos para compartir unas quesadillas con trozos de pollo, queso, salsa pico de gallo, crema y guacamole.
Para los fondos, a sabiendas de los gustos de mi amiga, le sugerí que seleccionara el lomo liso a las pimientas con champignones grillados que acompañó con unas papas al horno. Aceptado de inmediato!!.
Para mi plato, tuve dudas, pero no resistí la tentación de probar las hamburguesas caseras y me inscribí con una doble deluxe que venía acompañada de papas fritas. (de vez en cuando rompo las reglas). También revisé la carta de vinos y pedí una botella de ese rico malbec mendocino Finca La Linda.

Solo mirando la fisiología facial de Carla supe que su plato estaba muy bueno. En mi caso, además de sabroso era definitivamente gigante y no fui capaz de comerlo todo. En fin, un almuerzo exquisito, conversado y muy bien atendido.

28Ago/170

Varanasi : un acierto invernal

El día después de la gran nevazón que cayó por Santiasco, salí a recorrer la ciudad blanca, calles y tejados con nieve es un espectáculo tan poco habitual que valía la experiencia de caminar esa helada mañana. Ver el Parque Metropolitano nevado debe ser una de las bellezas que me faltaba mirar. Caminé hasta el Parque Bicentenario siguiendo la ruta del río Mapocho y ya cuando llegué al barrio Alonso de Córdova, decidí que era un buen momento para visitar las salas de arte que abundan en la zona. Me entretuve con la variedad de pinturas originales de artistas famosos y otros menos conocidos, pero al fin y al cabo, arte en muchos formatos.

Más tarde y ya con cierta sensación de hambre, llamé a mi compañera y la invité a almorzar en algún restaurante por allí. Usé las palabras mágicas, vamos a ir a un lugar que no conocemos!!

Efectivamente, una vez que nos encontramos elegimos ir hacia el pasaje Mañío para encontrar el Varanasi, restaurante que se anuncia como un Soul food bar y considerando la original presentación y diseño del local, nos instalamos.

Partimos disfrutando una Sangría que acompañamos con unas Samosas deliciosas. La carta marcadamente vegetariana, incluso vegana no fue obstáculo para que cada cual eligiese algo especial y apropiado. Ella pidió un Curry con merluza y camarones, mientras que yo me entusiasmé con una Plateada de cocción lenta con verduras asadas, un plato bastante liviano pero sabroso. De la carta de vinos seleccionamos un ensamblaje Chamán de carmenere y cabernet sauvignon, perfecto para la ocasión.

Nos declaramos sorprendidos, la cocina exquisita y la atención impecable. Totalmente recomendable!!

19Abr/170

Cena y buen jazz para disfrutar

Por medio de mensajes nos pusimos de acuerdo con mi hermano para ir esa noche al jazz tras un largo tiempo sin vernos. Pelao (mi hermano) está en modo privado, es decir, sin vida en redes sociales y cuidando su privacidad.

Partimos por ir a cenar a El Caramaño en barrio Bellavista, un sitio que recuerdo desde mis tiempos universitarios y que curiosamente mi hermano no conocía. Partimos con el trago de la casa Caramañazo mientras disfrutábamos un oreganato (provoleta derretida al orégano). Luego sumamos la Reineta a la diabla acompañada de puré y otra con papas doradas, una botella de sauvignon blanc de valle Casablanca y un buen cierre con café negro.

Salimos satisfechos con la mirada puesta en el show de jazz que venía en nuestro querido Thelonious. Allí nos recibió afectuosamente como siempre el magnífico Erwin, quien nos consiguió de inmediato una mesa, a pesar que estaba lleno el lugar.

La función de hoy estaba a cargo de Nelson Oliva Quinteto para su bien logrado homenaje a Art Blakey and The Jazz Messengers. Una delicada y bien seleccionada porción de temas para deleite de los amantes del jazz. Aquí un registro fotográfico del filete https://www.facebook.com/mavaria/media_set?set=a.10155206696043707.1073741864.642853706&type=3

Una noche exquisita que terminó con una intensa sesión de conversaciones en mi departamento hasta avanzadas horas de la madrugada.

13Feb/170

040 : sorprendente cocina de autor

En barrio Bellavista hace ya un tiempo existe el Hotel boutique Tinto en Antonia Lope de Bello 040, pero lo que no sabía es que escondía un restaurante de cocina de autor en su interior. Así que internet mediante, me aseguré un cupo una de estas noches calurosas para ir a probar.

El sitio muy elegante incluyendo una guapa anfitriona me recibió unos minutos antes de la hora reservada, por lo que debí esperar en una salita de estar, lo que me permitió observar el cuidado diseño de los detalles. Exactamente a la hora prevista, me hacen descender al subterráneo en donde se ubica el restaurante.

Un sitio de temperatura fresca y buena música, con pocas mesas y nutrida atención. La oferta claramente son las degustaciones, pues cada día es una sorpresa gastronómica a cargo de los chefs. Degustaciones de 6, 10 y 12 tiempos las que pueden acompañarse con 3 grupos de cepas de vino. Esta noche fui con los 10 tiempos y los maridajes recomendados de vino, así sabría con propiedad el estilo del lugar.

Algo lento el proceso, pero eficaz. Partimos con un espumante Conosur brut Biobío que me acompañaría por 3 tiempos. Llega una cucharilla en conjunto con unas almejas y el cóctel del diablo (leche de Tigre) que venía en una base con hielo picado y concha de almeja. Levemente picante, pero sabroso.

Ahora llega un tenedor y una impresionante presentación de piedritas en una base alargada con un crocante con palta y kanaoko (corvina), deliciosa!!.

Continúa un niguiri de palometa con azafrán, nuevamente con un toque picante (bien para mí) y la copa se llena con un Matetic Corralillo chardonay (valle de San Antonio) que podría durar para 4 tiempos más.

Aparece un miso picante con niguiri atomatado de merluza envuelto en betarraga, sorprendente. Continúa la música chillout y el tiempo siguiente es un pan chino relleno con cerdo con curry pintado con dulce de maní, sésamo y albahaca, todo montado en una escultura de Budha.

Mientras esperaba el siguiente tiempo, observo el patio interior con cielo abierto, el sitio para los fumadores. Un detalle que se agradece. Pronto viene un tomate semiseco relleno con sierra ahumada,  salsa de lechuga y alcaparras. Magnífico!!

Sigue una pata de pollo deshuesada asada muy crocante con salsa barbecue y puré de patatas y pollo caliente en un sobre papel. Al principio, me dejó estupefacto, pero luego cedí al olor y sabor, pero quedé un poco contrariado. Posteriormente una versión de humita con mermelada de tomate y albahaca, ni tan interesante, montada sobre una galleta.

El turno siguiente fue para un rollito de calamar al alioli, que se enrolla para obtener la  mezcla de los sabores, seguido de unos churros de merluza con salsa, que vino acompañado con un Pinot noir Villard (valle de Casablanca).

Por fin llegó el turno de los postres y partimos con el acompañamiento líquido, un Legado de Martino late harvest 2005 (Valle del Maipo) para disfrutar un marshmallow con  harina tostada y chocolate negro. Extraordinario!!

Seguimos con una paleta helada de limón mermelada de frambuesa al vinagre y queso de cabra, todo servido en un pote con piedras de cuarzo, bloque de hielo y una hermosa flor. Hasta aquí los disfrutes gastronómicos, pero no termina, pues me anuncian una sorpresa. Un speakeasy, es decir, un bar clandestino en la terraza (techo) del lugar.

Salí del restaurante por la puerta de un refrigerador (falsa por supuesto) para abordar un lentísimo ascensor que lleva al techo de la casa y descubrir un tremendo bar, con esa oscuridad cómplice propia de los clandestinos de antaño.

Concluí entonces este disfrute, sentado a la barra disfrutando un ron Zacapa de 23 años maravilloso, mientras escuchaba buen swing.

Gran experiencia!!!

12Feb/170

MIrá vos : grata sorpresa

Paseando por los alrededores del barrio Manuel Montt, tuve la grata sorpresa de encontrar operativo un lugar que había descubierto tiempo atrás, pero no había conseguido disfrutar. Se trata del Mirá Vos, de nombre sugestivo para evocar la especialidad de la casa, las milanesas argentinas.

Una casa muy bonita y tranquila, con buena música al volumen adecuado y una diligente atención. Observo una carta con opciones de milanesas de Vacuno normal, provenzal y de pollo con berenjenas. Sin embargo, me tenté desde el inicio con unas empanaditas souffle para aplacar mi apetito voraz. En rigor, solo eran unas pequeñas empanadas con queso, muy calientes y sabrosas.

Elegí una milanesa con mozzarella, queso roquefort y rúcula acompañada con puré de papas, habida cuenta de la oferta de sabores con milanesas, sándwiches con milanesa, ensaladas, vinos y cervezas.

Un almuerzo rico en un ambiente fresco, sobrio y de inmejorable tranquilidad. Un lugar muy recomendable.

Filetes en esta experiencia: , , , comentar
31Dic/160

Km 0 : disfrutable conversación

Habían pasado algunos meses sin ver a una gran amiga con quien suelo conversar un rico almuerzo y compartirnos historias. Nos coordinamos para encontrarnos en el barrio El Golf y caminamos por Isidora Goyenechea hacia el W en donde esperábamos encontrar alguno de los restaurantes con espacio para almorzar.

Instalados en la terraza del KM0 para recibir algo de brisa en un caluroso día en los bajos del Hotel W, iniciamos la conversación con copas de Kir Royale mientras disfrutábamos una porción de foie gras.

Para los fondos, ella fue por un asado de tira con puré de zapallo (se veía notable) y para mi placer elegí un risotto de locos y azafrán, lo cual acompañamos con una botella de carignan Orzada de Odfjell (valle del Maule), un vino fresco y frutoso que nos hizo disfrutar. Debo destacar que recorrí más de una vez la enorme carta de vinos en el tablet que me ofrecieron y fue verdaderamente difícil seleccionar una botella, pero quedamos felices con la elección.

La conversación continuó con el negro café y unos bombones de chocolate deliciosos, hasta la inevitable despedida.

 

Filetes en esta experiencia: , , , , , , comentar
31Dic/160

Estilo Milá : un sitio sencillo pero muy ondero

Solo por casualidad pasaba por ahí y de no ser por la guapa anfitriona no habría mirado hacia el interior del restaurante. Fue una sorpresa visual, me encantó el estilo decorativo -muy industrial- y de una oferta muy moderna.

Atienden rápido, con menú en tablet, un recetario fresco y nada de alcohol, pero muchas limonadas y brebajes frutosos. Me entusiasmé con las milanesas, aunque habían pastas y ensaladas además de bastantes frituras que no me agradan.

Solicité una limonada de mango, exquisita y seguí con una milanesa rockefort con puré y nueces, que a pesar de su sencillez no estuvo nada mal y quedé bastante satisfecho.

Mientras bebía mi café, noté que en solo media hora había logrado almorzar bastante rico en un agradable lugar que el azar había puesto en mi camino.

Filetes en esta experiencia: , , , , comentar
31Dic/160

99 : arrogante pero bueno

Hace tiempo que venía escuchando comentarios acerca del restaurante 99, ubicado en la calle Andrés de Fuenzalida mismo número y no había tenido ocasión de visitarlo por lo restringido de sus horarios. Abren solo al almuerzo y a la cena por un par de horas. De hecho, incluso el sitio web 99restaurante.com solo existe para reservar, lo cual pone de manifiesto su estilo.

Prometen una propuesta gastronómica de autor diferente cada día, que puede traducirse en que cada día la creatividad del equipo de cocina produce algo distinto y que los comensales asisten un poco a ser sorprendidos. Ciertamente, crear platos lo considero maravilloso aunque al mismo tiempo arriesgado, ya que no hay paladar para todo. No obstante ello, fui gustoso a la prueba.

Ubicado en la terraza (imposible encerrarse en estos días de canícula desatada) y la chica me sirvió una copa de agua, mientras elegía mi entrada. Puso en la mesa unos cortes de pan y mantequilla negra con sal marina, buen acierto!. Partí entonces con un carpaccio de res con queso de mani, palta y rúcula que constituyó un buen comienzo, especialmente porque acompañé con una copa de reserva carignan Villalobos, un vino adorable. Para el fondo, seleccioné un puré de porotos pallares con verduras asadas (coliflor, champiñones), unos cortes de los mismos porotos y una porción de papas rústicas fritas. Acompañé con una copa de ensamblaje de cabernet sauvignon con syrah (de una viña boutique que no conocía y cuyo nombre no retuve). Muy rico, solo habría dejado fuera la coliflor.

Para el postre, algo inesperadamente simple, un helado de plátano con manjar suave de leche y crocante, seguido de mi habitual café expreso.

Honestamente prometía más por lo que se habla, no me logró fascinar y como me trae reminiscencias del Boragó, debo confesar que no queda primero en mi lista, pero sin duda en muy buena posición.

Filetes en esta experiencia: , , , , , comentar
31Dic/160

Mossto Restobar : gran cultura cervecera

Aunque ya había estado antes en este lugar con el equipo de bancoideas, este día solo buscaba un lugar con terraza en Barrio Italia para almorzar y no encontraba nada que no estuviera lleno. Caminando un rato bajo el abrasador sol, reconocí el Mossto brew food, un sitio con deliciosas cervezas y comida ad hoc.

Este restobar tiene su propia cultura, gastronomía y cerveza, es decir, comida hecha a propósito de acompañar una buena cerveza. De hecho, en pizarra pueden verse ofertas de schops de múltiples sabores para todos los gustos a lo que suma una extensa carta con una una variedad sorprendente de cervezas de todos los orígenes.

Como corresponde, partí por elegir la cerveza y la ganadora fue una Porter Eviltwin Lil'B de 11,5° bien helada y que llamó a mi plato de acompañamiento, un Mossto pale azul ale. Tras un rato de fresca espera (con mi cerveza), llegó un sandwich de fricandela (250 grs.) cubierta de queso azul, rúcula, tocino, cebollas caramelizadas más una sutil y deliciosa mayonesa mossto pale ale. Exquisita combinación!!.

Para el cierre de esta visita, pedí una degustación de cervezas para comparar sabores negros : Black Ipa y Stout. La primera, a no dudar, será mi elección la próxima vez que venga por aquí.