Los Formidables : blues y jazz en El Perseguidor

Extrañaba una noche con tocata de jazz, por lo que no pude resistir la tentación de ir a disfrutar a este grupo, cuyos integrantes son todos ex-Swingatos (gran banda ya desaparecida).

Alrededor de las 23 horas llegué a instalarme en una central mesa de un local con pocos asistentes todavía. En menos de 15 minutos ya estaba disfrutando un rico trago con vodka, (mi nuevo favorito, tras comprobar sistemáticamente que el ron se puso de moda y a todos los comercios se les ocurrió que pueden cobrar lo que se les plazca) y comenzó la tocata.

Parte con su habitual simpatía y calidad como guitarrista, Tomás Gumucio, acompañado por Jaime “Black” Villalobos en el bajo y un delgado y no menos virtuoso Fernando Costa en batería. Gumucio es mejor guitarrista que cantante, pero igual lo hace muy bien. La irrupción del maestro Gonzalo Araya en armónicas dió rienda suelta al ritmo y a ese sonido notable del blues.

Primer corte y ya me dio hambre, asi que probé un delicioso plato de machas y ostiones a la parmesana, servidos en sus propias conchas. Sensacional!

El local que había mantenido las puertas abiertas, comenzó a invitar solo por el arte de la buena música, a varios nuevos comensales que terminaron por llenar el lugar.

Hubo dos cortes más, fiel reflejo de la entretenida y placentera sesión de música. Definitivamente hay mucho futuro para Los Formidables.

Qué te pareció el filete?

Una respuesta a “Los Formidables : blues y jazz en El Perseguidor”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *