12Nov/11Off

La Hacienda del Gaucho : almuerzo familiar

Este lugar en la plaza Pedro de Valdivia lo había vigilado por meses, en realidad me resultaba muy extraño que cada vez que pasaba por ahí estuviera cerrado. Es mucho el tiempo que ha pasado desde que ahi existía un cine de barrio y luego se construyó el local. Quizás estaban afinando detalles y por lo que me tocó vivir, creo que es cierto.

Un día muy caluroso en que salí a caminar en busca de este restoran, hizo obligatorio que mi primer pedido fuera una helada cerveza (Kuntzman Torobayo) mientras tomaba posición en la terraza del segundo piso. A pesar que en el interior del enorme sitio, la temperatura está gratamente acondicionada, habida cuenta de la presencia dominante de esa enorme parrilla de proporciones gigantescas y al fuego vivo. Prefiero las terrazas, pues disfruto la brisa y la vista del aire libre, en este caso, la vista de la hermosa plaza enfrente.

Una carta abundante, con todo tipo de carnes, ensaladas y otros platos, incluidos los platos para niños, ya que claramente es un sitio de foco familiar. Seleccioné una ensalada Hacienda, una mezcla deliciosa de palmitos, champignones, palta, tomates, porotos verdes y hojas verdes. Algo esencial para acompañar unas chuletas de cordero que me llamaron a gritos desde la carta.

Mientras esperaba, algo más de lo habitual, pero comprensible por la gran cantidad de clientes, llegó finalmente pan caliente, pebre, matequilla y una pequeña y deliciosa empanada de pino. Una delicadeza muy a la chilena que calmó el león hambriento que habita en mí. De la carta de vinos (bastante nutrida) seleccioné una botella de ensamblaje Syrah y Viognier de Viña Estampa, una delicia del valle de Colchagua.

Mientras estaba en los prolegómenos de mi almuerzo, un llamado telefónico y una pronta llegada de mi hermano y su compañera, quienes venían de almorzar en Mochica y querían disfrutar el postre conmigo.

Mientras almorzaba mi exquisito almuerzo, mis invitados y yo compartíamos el generoso vino y una grata conversación. Las chuletas venían en un plato de fierro muy caliente sobre una base de madera para asegurar que se mantuviera caliente, un detalle que habla bien del servicio. La ensalada magnífica, fresca y llena de sabores, por lo demás bastante abundante.

A la hora de los postres, me dejé seducir por una copa La Hacienda, frutas, helado y salsa de chocolate, una golosinería sin culpabilidad.

Terminados los postres, decidimos aprovechar de conversar unos ricos tragos en esa notable terraza y agotar el arsenal de conversaciones pendientes y proyectos futuros.

La Hacienda, salvo por los detalles de tiempos de servicio, es una exquisita opción en Providencia.

Qué te pareció el filete?