28Mar/140

Regreso a La Percanta : rico como siempre

Ahora que la zona cercana a la Plaza Mori está adquiriendo más vida y subiendo el nivel gastronómico del barrio Bellavista, me dan más ganas de ir al sector.

Esta noche decidimos ir a cenar a La Percanta pues ya habían pasado unos meses desde mi última visita y habían buenos recuerdos. Mi partner como ya es habitual, pidió su pisco sour para acompañar mi kir royale, preámbulo de la selección de platos. Mi cuerpo pedía un plato contundente por lo que elegí la hamburguesa Percanta, una pieza con vacuno, cerdo y tocino acompañada de cebolla caramelizada, queso, huevo y champiñones además de las deliciosas papas fritas en su punto. El plato de mi partner también se veía delicioso, un fettuccini con gambas y langostinos en una salsa de mariscos y tomate. Acompañamos con una botella de malbec reserva de la Finca La Linda, notable vino de Mendoza.

Para los postres, seguimos golosos con una creme brulee amaretto expreso y una crema asada de dulce de leche exquisitos que disfrutamos junto a buen café negro.

Qué rico es este lugar!!!

27Abr/130

La Percanta : una oferta sabrosa

En el mismo lugar en donde existió el excelente restaurante Amorío y posteriormente varios emprendimientos gastronómicos fallidos, se ha instalado una Parrilla Bar que verdaderamente promete. De la mano de los mismos dueños del Ciudadano, Ciudad Vieja y el Mamboleta (un bar muy chic, del cual no he escrito antes), hoy fui a disfrutar a La Percanta.
Llegué bastante temprano como para mis habituales cenas, pero había tenido un día muy agitado y solo había comido sándwiches. Añoraba una mesa bien puesta, un buen servicio y sobre todo buena comida.
El sitio se presenta muy elegante con bastante personal a bordo y una notoria dedicación al servicio. Partí revisando en la carta algo sabroso para la entrada y rápidamente me entusiasmé con un Chorizo artesanal, el cual acompañé con una Vaina. Por los parlantes se escucha una selección excelente de tango electrónico, muy apropiada para un sitio de toques argentinos.
A la mesa llegó una base de madera con una placa metálica muy caliente en donde reposaban unos cortes de chorizo de fantástico aroma y mejor sabor. Los comienzos estaban a la altura de mis expectativas.
El mozo que tomaba notas de mi elección para plato de fondo, me interroga acerca de que nos conocemos y efectivamente era así, tras indicarme que atendía en El Camarón de Gorbea, nos reconocimos. Es grato y sorprendente que un mozo recuerde a los clientes. Tras ese detalle, procedí a requerirle una Pamplona de cerdo, es decir una rica malaya rellena con queso mozarella, jamón pierna y pimientos rojos, un plato que merecía un acompañamiento especial, mi elección fue una Milhojas de papas al romero. De la carta de vinos, seleccioné algo especial, un Mourvedre de Santa Carolina Specialities Wild Spirit.
Nuevamente, usaron una base de metal ardiente para traer los dos hermosos trozos de pamplona y en otro plato la aromática milhojas con ramitas de romero. Una cena lenta y sabrosa con la deliciosa compañía de ese vino que sospecho es perfecto para el plato.
Contento con lo disfrutado, me animé a pedir un postre y el amaretto expresso creme brulee que pedí estaba fantástico. Definitivamente la creme brulee puede contaminarse virtuosamente con otros sabores y quedar especialmente rica.
El cierre acostumbrado con un café ristretto, me dejó con ganas de volver a este buen lugar de parrilla y carnes deliciosas.