27Jul/140

Quitral : nueva opción en Boulevard Lastarria

Necesitaba cenar urgente, mi hambre me desbordaba y quería probar algo novedoso que rompiera la rutina laboral que ya excede las 12 horas continuas en estos días. Me dirigí al barrio Lastarria y por esas casualidades que celebro a menudo, me encontré frente a un nuevo sitio en ese exquisito boulevard de Lastarria 70. Enfrente de Peztoro, hay una nueva opción que esta noche pondría a prueba.

Un enorme lugar muy bien diseñado, harta madera y espacio, luminarias de filamentos incandescentes muy cool, un aire industrial pero con apego elegante. Dado que cuenta con varios espacios, me fui al más tranquilo y no menos espacioso en el fondo.

Inicié el experimento con una copa de espumante mientras disfrutaba una entrada de locos impresionante, tres locos de buen tamaño cortados por la mitad para contener una salsa de trozos de cebollas y especias a la manera de un ceviche que realmente estaba exquisito.

En la mesa, una caja de madera como metáfora de una panera y una salsa de untar deliciosa, además de una partida de sal en tres presentaciones Sal de mar al orégano, al jengibre y al romero. Un conjunto de posibles sensaciones traídas desde el salar de Atacama.

La carta abundante me dio tarea para elegir el plato de fondo, sobretodo porque la entrada ya era bastante abundante. No obstante ello, pedí un Salmón encostrado en especias acompañado de una base de quinoa, puré de aceitunas,  hojas de albahaca, salsa con tomate cherry y cebollin rostizado. Mientras esperaba el fondo, trajeron un sorbete limón de pica y jengibre para cambiar los sabores, algo que siempre se agradece.

Para acompañar mi plato de cena, incluí una botella de Pinot noir Montes Reserva el que pusieron, como corresponde, en una fuente con agua y hielo. El único detalle es que los mozos no se tomaron la molestia de vigilar cuando mi copa requería atención y finalmente decidí levantarme y traer la botella a mi mesa ya que me molesta mucho esperar.

Si bien es perdonable que en la partida de un restaurante de este nivel haya detalles de servicio, hay que hacer notar que el entrenamiento del personal de servicio es irrenunciable ya que al menos la mitad de la experiencia en un restaurante la construyen los mozos. Un buen café negro cerró la incursión gastronómica.

La comida buena, aunque no excelente, pero tiene gran potencial y espero volver a probar la madurez del local.

Qué te pareció el filete?

Filetes en esta experiencia: , , ,